Visado chileno

Por fin había recibido la llamada del Consulado de Chile en Madrid, aquel junio del 2014. No estaba en España, me había ido unos días a Londres y por suerte volví junto a tiempo para mi cita con la cónsul. Por aquel entonces no vivía en Madrid, las clases ya habían terminado, volé primero a Santiago de Compostela y compré un vuelo de Ryanair para Madrid (25 euros). Para no molestar a amigos y porque realmente tenía poco tiempo, me quedé en una pensión en la misma estación de Atocha: Pensión Rivera. Muy barata y recomendable.

 

Debía ir a Madrid única y exclusivamente para que me estampasen mi visado en el pasaporte, todos los trámites ya los había hecho (si quieres saber más aquí dejo el enlace). Me habían citado a una hora, a las 11:30 y llegué a Barajas a las 9:30, creo recordar que solo comí con mis amigos en Plaza España y me volví para Galicia. El coste del visado depende de la nacionalidad, se aplicará una tasa diferente, en mi caso fueron 52 euros. Lo único que tuve que entregar a mayores, lo cual ya había mandado por Seur, fue el contrato del seguro médico.

¿Cómo llegar al Consulado?

Tal y como he dicho, yo aterricé en Barajas a las 9:30 y me fui en autobús hasta la Plaza Cibeles (5 euros, el timo del turista). Si eligiese el metro tardaría más por el cambio de línea. Caminé por la Castellana y me desvié al llegar a la Calle Rafael Calvo, cercana a la estación del metro de Rubén Darío (línea 5).

Mapa de Madrid

El horario del consulado es de 9:00 a 13.00. En el e-mail que me habían mandado, ya me explicaban que a última hora me darían el visado. Llegué al consulado a las 11:30, estaba en la zona de Chamberí, encontré fácilmente el edificio el cual compartían con la Embajada de Turquía. Creo recordar que estaba en la quinta planta, al pasar por la puerta me sorprendió que había bastante gente esperando. Debía coger número como en la carnicería y esperar a que me atendiesen en el mostrador para exponer el motivo de mi visita. Comenté que me habían citado a esa hora pero resulta que eso no tenía relevancia y era para hacerme una idea, tocaba esperar.


Edificio del Consulado de Chile en Madrid

Tenía el número 80 y estaban por el 66, por suerte al llegar al setenta pasaron los turnos porque no estaba la gente. Por lo tanto me atendieron en media hora, entregué mi pasaporte y pagué 52 euros de tasas. Me dijeron que debía esperar hasta la una y media que es cuando cierran y entregan los documentos. Una hora más tarde me llamaron, firmé una declaración jurada en la que me comprometía a no intervenir en las relaciones diplomáticas entre España y Chile o mostrarme en contra de los artículos de la Constitución. Me llamó la atención tener que hacer este trámite, pero supongo que será lo normal al igual que poner las huellas. El chico que me atendió me dijo que siendo socióloga, debía dejarlo por escrito. Tal vez pensaron que sería el próximo Allende o les revolucionaría el país, no lo sé.

Me comentaron que podía bajar a la calle y volver a la hora de cierre. Aproveché y me compré mi desayuno en un supermercado Día que había cerca. Cuando volví esperé 20 minutos y me dieron el visado además de unos documentos firmados por la cónsul. Me hizo gracia que al parecer la diplomática era descendiente de gallegos, me di cuenta al ver su nombre y sus apellidos. Está claro que tengo compatriotas en todo el mundo. Pues ya está, después de tanto tiempo organizando toda la burocracia lo había logrado y debía entrar en Chile en menos de 90 días. Sólo me faltaba registrarme como residente en la Embajada española en Chile y pedir mi RUT en extranjería, es otra historia que ya contaré en otra entrada.

Salí de ahí, fui a Plaza de España y comí en un restaurante chino con mis amigos de la universidad. Lo cual fue extraño porque una hora después dije: ´´Bueno pues me tengo que ir a la Estación Sur porque en breves sale mi autobús (15 euros) para Santiago de Compostela. Imagino que ahora toca la despedida, nos vemos en un año´´. Jamás he sabido cómo despedirme de la gente, es lo único que no me gusta de viajar, el sabor amargo de decir adiós.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s