Día 2. Sarria – Portomarín

Mi verde Galicia…

Siguiendo con la ruta del Camino de Santiago, si no has leído la entrada de la que hablo de la llegada a Sarria (Lugo) puedes darle al siguiente enlace: Día 1. Llegada a Sarria (Lugo) y verás más detalles sobre este viaje en: Ruta: Sarria (Lugo) – Santiago de Compostela. ¿Todavía no sabes qué es el Camino de Santiago? Despeja tus dudas haciendo un click: Camino de Santiago.

Pues continuemos con la ruta…

Día 2, 26 de agosto del 2015:

Al despertarme (7:00) organicé mejor la mochila. El saco de dormir, uno que compró mi madre en una oferta de Alcampo cuando tenía mi edad, pasaron 25 años y sigue entero. Y las zapatillas pegadas a la parte de la espalda. Cuando terminamos de armar bien las mochilas, Belén y yo devoramos las últimas provisiones del Mercadona. Salimos a las 8:00, vimos el Monasterio de Magdalena y el mirador de Sarria y nos aventuramos en el monte, era nuestro primer día.

Vimos la Iglesia de Barbadelo, donde conocimos a un madrileño y un sevillano en una mesa donde se ponía una credencial y a cambio se dejaba un donativo. Había otra mesa con fruta que también funcionaba con donativos. En Ferreiros saqué una de las fotos más curiosas de esos días, un selfie vacuno. Pasamos muchas aldeas, vimos muchos animales y casas de piedra de tiempos inmemorables. Cuando estábamos llegando a Portomarín tuvimos nuestro primer traspié, Belén se resbaló y cayó al suelo. Por suerte no se lastimó y solo nos echamos unas risas.

Mirador de Sarria

Nos pusimos a hablar con una familia madrileña, durante la ruta siempre encuentras a gente simpática y amable. Un señor nos indicó dónde estaba el albergue municipal que contaba con 85 plazas. Había cocina, lavadoras, duchas decentes pero sin puerta… Había gente de todos los tipos, jóvenes, mayores, creyentes que cantaban muy alto canciones cristianas, otras desvinculadas de todo eso como Belén y yo pero que disfrutábamos de la experiencia… Lo desagradable era entrar en la habitación y darte cuenta de la peste que echaban los zapatos de los demás y los tuyos propios.

Río Miño
Portomarín
Portomarín

Para cenar recurrimos otra vez a un supermercado, compré embutido e hice unos bocadillos. Estábamos en la plaza comiendo y nos pusimos a hablar con cinco patrones del pueblo, llevaban allí toda la vida.

Sigue la ruta en:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s