¿Vivir en Chile es más caro que en España? 10 diferencias. Datos según mi experiencia Erasmus de un año.

Creo que es lo que más veces me han preguntado desde que viví un año en Chile como estudiante de intercambio, gracias a un Erasmus Bilateral. Es algo subjetivo y depende de las prioridades de cada uno, un presupuesto para pasar el mes es algo muy personal que no se puede extrapolar. Yo vivía como estudiante: compartía piso, comía muchos macarrones, viajaba low cost… Puedo asegurar que jamás me faltó nada, no tenía lujos pero podía hacer casi todo lo que quería.

51939-dscn1330
Reñaca, a pocos kilómetros de mi casa

Podía escaparme el fin de semana a La Boca de Concón y alquilar una tabla para hacer surf, hacía escapadas en autobús al sur, salía de fiesta por Valparaíso, compré algo de ropa, de vez en cuando comía en restaurantes… Todo es cuestión de organizarse. Si Lucas, mi compañero de piso mexicano del primer semestre, y yo sobrevivimos con un presupuesto limitado cualquiera puede hacerlo. Dentro de lo malo, yo tenía euros, mi hermano mexicano lo pasaba peor y el cambio de moneda no era justo.

Yo tuve que alargar lo máximo posible mi beca del Ministerio de Educación del gobierno de España, una ayuda económica del Banco Santander y un premio extraordinario de mi universidad por mi expediente académico. Mi familia me daba dinero cada mes, pero no son precisamente de la alta sociedad española. Provengo de una casa obrera en la que se trabaja muchas horas y el sueldo se puede mejorar. Vuelvo a repetirlo, con poco dinero, se pueden hacer muchas cosas. Todo depende de cómo te organices, mi madre es una artista de llegar a final de mes y yo aprendí de ella.

Diez diferencias entre España y Chile:

  • 1. Comida: dónde comprar, artículos de lujo y cómo pasar el mes sin morir de hambre.
7cbf3-dscn1302
Mercado de Viña del Mar

En Chile se tiene que evitar el supermercado al máximo posible. Es muy caro y no entiendo cómo las familias de economía media pueden permitírselo. Incluso la gente compra a plazos, en cuotas, aunque sea una compra de quince euros. Lucas y yo quedamos asustados la primera vez que hicimos la compra en Viña del Mar, con esos precios no podíamos llegar a final de mes sin morir de hambre.

Estuvimos pensando dónde podíamos conseguir comida más barata, hasta que un día se nos ocurrió preguntar en un mayorista. Está abierto a todo el público y la única condición es que compres varias unidades a la vez, los precios nada tenían que ver con el supermercado. Las mismas marcas pero no te quitaban un riñón. Comprábamos esos locales una vez a la semana: leche, yogures, fiambre, arroz, macarrones…

d84db-dscn1080
Precios en un mayorista. En un supermercado cuesta 600 o 700 pesos.

Lo cierto es que nuestra dieta, al igual que otros muchos estudiantes, se basaba en pasta. Intentábamos ingeniárnoslas para cocinar la comida de diferente forma para que no nos aburriese, Lucas por ejemplo preparaba la carne con vino y le echaba picante a todo (muy raro en un mexicano, ¿verdad?). ¡Viva las sopas instantáneas y los macarrones!. Nuestro objetivo principal era sobrevivir sin morir de hambre y ahorrar para poder viajar.

Las verduras, los huevos, la carne… lo compraba en un mercado tradicional que había en Viña del Mar. También era una forma de conocer más el país en el que estaba viviendo, relacionarme con locales y comer cosas de calidad. Son productos de la zona y encima a un precio económico. Cada miércoles compraba en el mercado antes de irme a clase, quedaba cerca de mi facultad. Al igual que el pescado es mejor comprarlo en la lonja, en Valparaíso hay una muy grande.

Por lo general, en Chile la comida es más cara que en España. Aunque después de descubrir los mayoristas y el mercado, mi imagen cambió un poco. Adiós Líder, Santa Isabel y demás familia.

Lujos:

  1. Leche. La mejor opción era comprarla en el mayorista y algo curioso es que también se vendía en bolsas y no cartones. Lo mismo ocurría con el detergente o los yogures. Y en el supermercado era demasiado caro.
  2. Huevos. En el supermercado eran muy caros y artificiales, la cáscara de color blanco y no sabía a nada.
  3. Carne. Un auténtico lujo, la mejor opción era el mercado o carnicerías pequeñas.
  4. Palta. El nombre que usaban para referirse al aguacate, lo usaban en todas las comidas por ejemplo los perritos calientes (completos).
  5. Queso. 150 gramos costaba 3 euros. Sí, un auténtico lujo pero por suerte tenía amigos que me invitaban a una oncesita (merienda) y había acceso a queso con pan.
  6. Agua. Sí, al menos en la Región de Valparaíso era un lujo. Salía más barato comprar vino o refrescos que el agua embotellada, algunas de las marcas pertenecían a la compañía de Cocacola.
  • 2. Otras cosas de casa: papel higiénico, productos de limpieza, champú…

La mejor opción creo que es ir a comercios pequeños, siendo el supermercado la última opción. Y como he comentado antes, el gel o el champú que se vende en una bolsa de plástico en lugar de una botella, es más barato. Me ha venido a la cabeza el segundo semestre, empecé a vivir con una chilena y otro estudiante de intercambio de Alemania, necesitábamos sábanas y las compramos en un Líder: 12.000 pesos las más baratas y no abrigaban nada. Me dio rabia estar caminando, una semana más tarde, cerca del Mall Marina Arauco de Viña del Mar y ver a un señor que vendía en la calle sábanas por 5.000 pesos. Encima eran mejores, térmicas e ideales para el invierno. Malditos supermercados…

Y en último lugar diré que no siempre fuimos personas cívicas. Algunas veces nos llevamos el papel higiénico del centro comercial o la facultad. No me siento orgullosa, pero teníamos muchos gastos y había que abaratar costes por algún lado.

En España siempre vamos al supermercado, los más económicos son: Lidl, Día o Familia… Lo raro sería comprar todo en comercios pequeños donde los precios son más altos para poder competir con las grandes compañías.

  • 3. Ropa: en Chile no hay Inditex.
31e49-10834995_10203667778724053_6928718992574020306_o
Cazadora North Face de segunda mano comprada en Bolivia, cuatro euros.

Por regla general, la ropa en Latinoamérica es más cara que en Europa y especialmente con respecto a España. No hay Inditex allá y Zara está considerada una marca cara y de supuesta calidad. Yo compré algunas cosas allí, hice mal la maleta y casi no llevé pantalones y tuve que comprar unas zapatillas de deporte. Tengo el pie pequeño, un 36, y conseguí unas zapatillas de niña de Nike por 15 euros.

Eché mucho de menos un Primark, Lefties o Pull and Bear. Aunque las cosas pueden verse desde otra perspectiva, yo aproveché para vender gran parte de mi ropa en un mercado. Necesitaba espacio en mi maleta para traer mis apuntes y libros de Latinoamérica. Cuando puse un cartel: ´´todo a 1000 pesos, marcas europeas: Zara, Decathlon, Stradivarius…´´, todo el mundo se abalanzó sobre mi top manta.

  • 4. Libros: artículos de lujo en Chile.

El precio que tienen los libros es muy alto, muchos chilenos los compran en Argentina. Los impuestos son muy altos y a menudo se compran libros fotocopiados y encuadernados para imitar los originales. Yo he traído a España varios, me gusta demasiado leer y no podía pasar un año sin tocar un libro. Además en Latinoamérica podía comprar algunos que son imposibles de adquirir en Europa.

En España tienen muchos impuestos, un 21% de IVA. Un gran abuso. Sin embargo, los precios continuaban siendo inferiores a los chilenos. Amazon o La Casa del Libro tienen ofertas y las envían a tu casa en pocos días.

DSC_0604.JPG
El tiempo entre costuras: 20 euros en Chile, edición de bolsillo.
  • 5. Vivienda: pisos de estudiantes.
dsc_0523
Mi segundo departamento en Viña del Mar. Mis compañeros de piso, una chilena y un alemán, son los que vestían de negro.

Es muy diferente la realidad de Valparaíso y la de Santiago de Chile. En la capital todo es más caro y es necesario desplazarse en metro y lidiar con el caos de calles abarrotadas de gente. Yo estaba muy contenta en Viña del Mar, no era una ciudad enorme pero tenía casi todos los servicios necesarios.

Vivía como estudiante, el primer semestre compartía departamento con cuatro personas. Pagábamos 80 euros al mes del alquiler y los gastos solían rondar los 30-50 euros. Es decir, en total costaba unos: 120 euros. Después hubo cambios y terminamos siendo tres: mi hermano mexicano, una chica de Calama y yo. La chilena pagaba un poco más porque tenía baño propio y la habitación más grande, Lucas tenía el peor cuarto y yo el intermedio por el que pagaba unos 160 euros con los gastos incluidos. El departamento era nuevo, solo tenía dos años de antigüedad, contaba con conserje, piscina, gimnasio, una sala con lavadoras y secadoras en el sótano al estilo americano… El único inconveniente es que era la planta número 20 y con los terremotos lo pasábamos fatal. Fue una ganga, vivíamos muy cerca del metro e íbamos caminando a la facultad.

Durante el verano, un buen amigo me guardó las maletas en su casa y yo me fui de viaje. No pagué el alquiler de tres meses, sería absurdo hacerlo. Cuando volví a Chile, fui a Rancagua, de donde es mi antigua compañera de piso, y pasé allí una semana con ella y su familia. Decidimos alquilar un piso entre las dos y buscar otro compañero, en pocos días encontramos a este estudiante alemán. Pagábamos 150 euros de alquiler y cerca de 30 euros de gastos. En total: 180 euros. Era más viejo que mi antiguo departamento, estaba en una zona cercana y había millones de escaleras. Pero no estaba mal y tenía buenos compañeros de piso. Inevitablemente, aquella casa se convirtió en una anarquía.

En Madrid vivía en Carpetana, un barrio obrero marginado por el ayuntamiento por el mero hecho de que vivían muchos inmigrantes y gitanos ahí. Vivía con otras tres personas más y pagaba 240 euros con los gastos incluidos. En otra ocasión viví cerca de la parada del metro: Paso de Extremadura, donde vivía con una vasca y un alemán y eran 220 euros de alquiler con los gastos incluidos. Algunos de mis conocidos pagaban 400 euros por vivir en barrios más céntricos como Moncloa. Depende de las prioridades de cada uno y si tienes más dinero, pues perfecto.

  • 6. Educación y sanidad: Latinoamérica y Europa

Chile es un país neoliberal, sigue el ejemplo de Estados Unidos. España es, o era, un Estado de Bienestar en el que la educación y la sanidad son públicas y están financiadas por el gobierno. En Chile hay servicios mínimos públicos, pero a duras penas atienden a los pacientes en condiciones y las escuelas de primaria se convierten en guetos. En la ciudad de Santiago de Chile hay una gran diferencia entre unas escuelas y otras, acentuando las desigualdades sociales.

Chile es un país con muchísimo potencial y gente maravillosa, al mismo tiempo que tiene muchos problemas estructurales que causan diferencias sociales; abismos entre unos y otros. España va por el mismo camino, ciertas políticas económicas y políticas han empeorado la sanidad y la educación.

Muchos de mis compañeros de Chile, estaban empeñados porque pagaban muchísimo dinero. Se veían obligados a pedir préstamos en bancos que les imponían unos altos intereses. Acababan sus estudios y tenían una soga al cuello. Hay universidades estatales, por ejemplo la Universidad de Chile, pero el dinero que reciben del Estado es mínimo. En España, el gobierno concede becas aunque cada vez menos y han endurecido los requisitos. Yo tuve la oportunidad de estudiar porque fui becada.

Para irme a Chile tuve que pagarme un seguro médico privado, Mapfre. En total fueron 600 euros por todo el año. Era obligatorio para irme de intercambio.

  • 7. Tecnología: ordenadores, cámaras de fotos, móviles…
DSC_0601.JPG
Cámara réflex Nikon

Los aparatos electrónicos son más baratos que en España. Yo compré mi cámara réflex en Santiago de Chile, me costó 200 euros menos que en España. Lo importan directamente de Estados Unidos y el precio es menor que en Europa.

A principios del segundo semestre, se me estropeó el ordenador. Necesitaba uno, no tenía más opciones. Eché mano de mis ahorros, comparé todas las opciones y al final me compré un MacBook Pro por 600 euros. Imposible en España.

  • 8. Transporte: autobuses, aviones, taxis…

Micro: autobús urbano de las ciudades. Es más barato que en España. Sin utilizar un bono de estudiante, un billete simple cuesta 0,80 céntimos y en Madrid 1,5 euros. Con el carné de estudiante pagaba 0,30 céntimos y en Madrid pagaba 40 euros al mes.

Autobuses: mi medio de transporte durante mi viaje por Latinoamérica. Mucho más cómodos, mejores horarios y más ofertas que en España. Otro mundo.

Metro: en Valparaíso se puede mejorar, pero es más barato que en España. Con el bono cuesta 0,80 céntimos. En Santiago de Chile el servicio es pésimo, las vías no cubren toda la ciudad y los horarios son malos, haciendo que muchas personas vayan a trabajar como sardinas en lata.

Avión: en Latinoamérica no hay Ryanair. Un auténtico lujo. Yo no utilicé el avión en todo mi viaje, tres meses viajando en autobús por siete países.

Taxis y colectivos: solo los usaba cuando salía de fiesta. Los colectivos en Chile son vehículos que siguen un trayecto concreto, cuesta un euro. Solo utilicé un taxi en una ocasión porque estaba en medio de la calle con dos grandes maletas, recuerdo que era más económico que en España.

  • 9. Salarios: España no es Europa.

Muchas personas en Chile daban por hecho que procedía de una familia con alto poder adquisitivo. Nada más lejos de la realidad, mi madre ha trabajado en muchísimas cosas y siempre ha estirado al máximo su salario. Muchas horas y poco dinero. España no se parece a otros países europeos; me da envidia Francia o Alemania. El salario mínimo español ronda los 600 euros, la economía sumergida es muy común y los funcionarios han visto que sus condiciones laborales han empeorado en el último tiempo.

En Chile hay muchísimas desigualdades, las personas con estudios y los trabajadores no cualificados están separados por una gran frontera. No tiene sentido mantener esas barreras y colaborar a que haya ciudadanos de primera y de segunda. Sin embargo, el nivel de vida de muchos españoles recién licenciados es mejor que en España, para empezar tienen empleo y Chile les brinda las oportunidades que España les niega.

  • 10. Presupuesto: Madrid vs Valparaíso

Es una cuestión muy subjetiva, tengamos en cuenta que yo vivía con la beca del Estado y dinero que me mandaba mi familia (en algunas ocasiones trabajé pero de forma informal). A continuación detallo mi presupuesto en ambos países:

Madrid

-Alquiler: 240 euros

-Transporte: 40 euros

-Comida: 150 euros

-Otros (viajes, fotocopias, ropa, tomar una cerveza…): 70 euros

-Total: 500 euros

Valparaíso

-Alquiler: 180 euros

-Transporte: 20 euros

-Comida: 160 euros

-Otros: 100 euros

-Total: 460 euros

Al final, vivir en Chile y España implica el mismo presupuesto o similar. Todo este post está basado en mi experiencia personal y no pretendo levantar polémicas, he dicho en repetidas ocasiones que es simplemente para tener una idea aproximada.

Chile es un país maravilloso, el lugar donde viví un año lleno de experiencias y su gente me arropó y me aceptó como una más. Creo que es imprescindible que todos los estudiantes, más si se dedican al área de ciencias sociales, se vayan de Erasmus y experimenten todos estos cambios en primera persona.

PD: La foto principal es muy representativa. Hay millones de perros callejeros en Valparaíso y en general, en todo Chile. Pero no están abandonados, no señores, la gente les teje ropa y les da de comer. Es algo muy curioso.

Anuncios

4 thoughts on “¿Vivir en Chile es más caro que en España? 10 diferencias. Datos según mi experiencia Erasmus de un año.

  1. Hola! Muchísimas gracias por tu post, porque la verdad me ha ayudado mucho a empezar a ver lo que me espera. Me han cogido para trabajar como investigador en la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, y me mudo desde Almería en octubre-noviembre. El sueldo son 1.500.000 pesos (brutos) al mes. ¿Qué tal se vive con eso? ¿Me recomiendas alguna zona para vivir? Sé que mis condiciones no son las mismas que las tuyas (no voy de Erasmus, seguramente me quede más tiempo que tú…), me gustaría vivir solo si no es muy caro el alquiler… y me gustaría vivir cerca de la universidad para no tener que coger transporte, o coger alguno que no me lleve mucho rato.

    Muchas gracias, cualquier consejo y ayuda me va a venir de perlas.

    Un saludo!

    Me gusta

    1. Hola,

      En primer lugar, muchas gracias por tu comentario y haberlo dejado en el tablón porque puede que ayude a otras personas. Te doy la enhorabuena ya que te vas a un país maravilloso, Chile no deja indiferente a nadie. Yo estoy deseando volver, extraño mucho el trato de la gente.

      Voy a centrarme, efectivamente, tu situación es bien diferente a la mía. Yo era estudiante y mi presupuesto máximo al mes sería de 400.000 pesos al mes (unos 600 euros). Intentaba vivir con menos, era posible porque compartía piso y abarataba costes por ahí. Quería ahorrar para viajar y todas esas cosas, tú también has sido estudiante así que entiendes todo lo que te estoy diciendo. Pero bueno, puedo afirmar que muchas familias chilenas viven con salarios inferiores al que tendrás tú, además viven con dignidad y bien. Valparaíso es una ciudad popular, turística y alternativa, con alquileres realistas y sin precios disparatados como Santiago de Chile. Obvio, hay de todo. Paciencia.

      Hay opciones interesantes, podrás vivir solo. Quizás en alguno de los cerros o el centro. Seguro que te toca el cerro porque la ciudad ha crecido colina arriba. Te sorprenderá la distribución de la ciudad y todos sus rincones. Valpo es una ciudad de colores, música, locales pintorescos donde puedes comer menús deliciosos y con precios obreros. A mí me enamoró.

      Lo último que puedo comentar, es que toda la ciudad está bien comunicada. Hay buses, metro, tranvía, ascensores en los cerros… además no es enorme, no tiene nada que ver con Santiago que es una locura de cinco millones de habitantes, podrás ir caminando a muchos lugares.

      Como en todo, hay un PERO. Chile es un país neoliberal, la educación y la sanidad es privada. Tendrás un buen puesto de trabajo, por lo que podrás tener un buen seguro médico y garantías. Sin embargo hay grandes desigualdades sociales, es lo que más odio de Chile. No todo el mundo vive bien, simplemente sobreviven. La diferencia entre el salario de un obrero y el de un profesional, es bestial. Al igual de las diferencias entre una región y otra. Ojalá vayan cambiando las cosas. Pero, a pesar de esta situación política y social, estoy convencida de que tendrás una buena calidad de vida y oportunidades que en nuestro país, actualmente, son impensables. Varios de mis amigos, todos profesionales, se han ido a Chile y trabajan en puestos acordes con su formación y con buenos salarios. Son ingenieros, periodistas o arquitectos. Aunque más de uno tuvo que empezar desde abajo, con salarios de 300.000 pesos como dependiente de una tienda o empleos similares, ya me explicarás cómo sobrevives con ese dinero en Santiago de Chile.

      No voy a mentir, Chile es un país clasista y que reparte fatal la riqueza. Pero esto es simple política. A nivel de calidad humana no lo es. La gente abre las puertas de su casa a cualquiera, incluso familias muy humildes, y ofrecen todo lo que tienen y más. Por ejemplo, a mí me sorprendió la generosidad de la gente de las tomas de terreno. Por ello, merece la pena apostar por este país. Puedo repetirlo mil veces: Chile no deja indiferente a nadie.

      No sé mucho más que contarte, tampoco quiero asustarte con un testamento. De verdad, será una gran experiencia. Te deseo toda la suerte del mundo. Cualquier cosa, me escribes, estaré encantada de ayudarte.

      Un abrazo!
      Laura

      Me gusta

      1. Pues muchísimas gracias Laura! Hoy me he enterado que el campus de psicología de la PUCV está en Viña del Mar, que sé que está muy cerca pero no es el propio Valparaíso ¿Me conviene vivir allí o en Valparaíso? En caso de irme a vivir a Viña del mar, ¿Es aplicable lo que me has comentado de los pisos de Valparaíso? Y en caso de quedarme en Valparaíso: ¿Es fácil ir todos los días en transporte público a Viña del mar?

        En serio, muchísimas gracias por toda la información que compartes, para mí ha sido de muchísima ayuda. Intentaré no molestarte mucho más con mis preguntas… jeje.

        Saludos.

        Me gusta

  2. Hola Enrique,

    Pues en realidad yo vivía en Viña del Mar, efectivamente, está pegado a Valparaíso y nunca he tenido claro dónde empezaba una ciudad y terminaba la otra. Hay metro, una parte subterránea y otra no, que une ambas. Además de micros (autobuses urbanos), las conexiones son excelentes.

    Verás, no sé bien cómo definir Viña del Mar. A mí me gustó más el ambiente de Valpo, ´´más alternativo´´ o hipster. Viña es ´´más pija´´ y el destino de vacaciones de las élites de la capital. En verano los alquileres suben, los propietarios aprovechan la demanda. Aunque hay opciones, yo vivía en un piso nuevo (2 años) y pagábamos 450.000 pesos de alquiler. Planta 20, quincho (barbacoa), piscina, conserje, lavandería, azotea… de lujo. Mi segundo piso, en la Calle Ecuador (en pleno centro) costaba 300.000 pesos y tenía tres habitaciones. Hay varios portales para buscar departamento, como le llaman ellos, no creo que tengas problemas.

    Tendrás que poner en una balanza los pros y contras. Siempre se agradece vivir pegado al trabajo, ahorrar tiempo, pero Valpo mola mucho jejeje. Otra opción es usar bici, yo tenía una, bastante gente la usa aunque los coches no son siempre respetuosos. Muchos de mis compañeros de clase vivían en Valpo, Quilpué, Villa Alemana, Olmué… y se desplazaban todos los días en metro o micro.

    Cualquier cosa, aquí me tienes.
    Un beso!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s