Violencia obstétrica, los pequeños detalles importan. Historia de Ariadna.

(Transcripción de su mensaje en Facebook)

´´ (Mi madre) Debido a los dolores lumbares que padecía por el peso del bebé y de secuelas de un accidente de tráfico tenía que hacerse masajes en la espalda con bastante frecuencia. La cuestión es que cada vez que se hacía uno, la barriga quedaba aplastada, con lo que la incomodidad era todavía mayor (no creo que fuese muy beneficioso para el bebé, para mí, en este caso). Ante esto, patentó una camilla con un hueco a la altura de la barriga para poder introducirla y así que se pudiese realizar el masaje sin ningún impedimento. No sé si te sirve, pero creo que encontró una forma de reducir esa “tortura” a muchas otras mujeres.´´

Enlaces:

Autor: Laura O. Sánchez

(Comarca do Deza, 1994) Socióloga, feminista e inmigrante en Rumanía que aporrea el teclado de Sen Enderezo desde junio del 2014. Nací una tarde de julio soñando con viajar sola por el mundo. La escritura vino más tarde, en 2º de la ESO, cuando Pilar me dejó mi primer libro feminista y creé mi cuarto propio. Ahí empecé a darle a las teclas. Soy una mujer simple: me gusta el café negro sin azúcar, hablar con retranca gallega a 3.600 km y viajar con una perra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .