Violencia obstétrica, los pequeños detalles importan. Historia de Ariadna.

(Transcripción de su mensaje en Facebook)

´´ (Mi madre) Debido a los dolores lumbares que padecía por el peso del bebé y de secuelas de un accidente de tráfico tenía que hacerse masajes en la espalda con bastante frecuencia. La cuestión es que cada vez que se hacía uno, la barriga quedaba aplastada, con lo que la incomodidad era todavía mayor (no creo que fuese muy beneficioso para el bebé, para mí, en este caso). Ante esto, patentó una camilla con un hueco a la altura de la barriga para poder introducirla y así que se pudiese realizar el masaje sin ningún impedimento. No sé si te sirve, pero creo que encontró una forma de reducir esa “tortura” a muchas otras mujeres.´´

Enlaces:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s