Viaje a Bulgaria, ofertas como la Fortaleza de Asen

No todo van a ser excursiones a Rila. A pocos kilómetros en Plovdiv, exactamente en Asenovgrad, está la Fortaleza de Asen que fue declarada monumento arquitectónico en 1973. No es un lugar cualquiera, por aquí han pasado tracios, romanos, bizantinos… cuya visita son 2 lev (1 euro) para los estudiantes y el doble para el resto del público.

¿Cómo llegar desde Plovdiv?

No es necesario un alquiler de coches desde Sofía o Plovdiv porque el transporte público funciona perfectamente en Bulgaria. Ya lo he explicado cuando conté mi trayecto de Rila a Pirin.

45170250_10212937904911414_6447047009978286080_o
Pintura al fresco en Fortaleza de Asen

Dos opciones desde Plovdiv

  • La opción más sencilla es ir a South bus Station y comprar un billete directo por 3 lev (1,5 euros). Tarda una hora aproximadamente debido al tráfico de Plovdiv. Para en la carretera principal y hay que subir una cuesta. El mismo autobús llega al Monasterio de Bachkovo por 4 lev (2 euros).
  • Lo que yo hice, por desconocimiento de la línea directa, fue pagar un billete a Asenovgrad por 1,5 lev (0,75 céntimos). Tardé 40 minutos y quedé a 5 kilómetros de la Fortaleza de Asen.
  • Importante: En Plovdiv hay varias estaciones de autobuses, South bus Station y la Estación Central están unidas por un paso subterráneo. La otra que conozco es North bus Station, de la que hablaré después porque desde ahí hay línea directa con Veliko Tarnovo.
Dejando la casa couchsurfing

Salí temprano de la casa de Maria, la chica que me abrió las puertas de su casa en Plovdiv. Couchsurfing es una plataforma que une viajeros con locales. Eran las siete de la mañana y su madre se levantó, fue a la cocina y metió en un tapper melón cortado. Aquella mujer no tenía forma de comunicarse conmigo, pero no iba a permitir que me fuese sin desayunar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Desde allí tuve que parar a un taxi. Por las calles cercanas a su bloque de edificios no pasaba el transporte público los domingos por la mañana. Lo bueno es que hay taxis por toda la ciudad y pagué 5 lev (2,5 euros).

Un médico que sobrevive

Me confundí y compré el billete que no era, ya he explicado que se puede ir directamente a la Fortaleza de Asen o el Monasterio de Bachkovo. Las tarifas son muy económicas para un europeo, aunque al conocer el salario medio de un búlgaro se entiende todo.

No todos los viajes salen perfectos. Bajé en la estación de autobuses de Asenovgrad con la intención de conseguir una línea que fuese a los monumentos. En los papeles colgados en las ventanillas de información no encontré nada, ni siquiera con la traducción a búlgaro. Decidí preguntar a unos señores, evidentemente en inglés. Para mi sorpresa, a pesar de tener unos sesenta años, uno de ellos hablaba un perfecto inglés. Una pronunciación más clara y cuidada que la mía después de haber trabajado como au pair en Londres y estudiado en academias.

45156380_10212937999393776_5478189296663920640_o
Fortaleza de Asen, entrada por 2 lev

No pude evitar preguntarle cómo era posible que hablase como nativo. Aquel desconocido me contó que estudió Medicina en Moscú en tiempos de la URSS, después ejerció su profesión en Moldavia, Ucrania, Bulgaria y Rumanía. Con la desaparición de la época socialista en 1991, tuvo que despedir su carrera profesional. Emigró a Reino Unido y tuvo que trabajar de cualquier cosa. Estuvo en los empleos que todos rechazaban, limpiando o sirviendo a los que podían pagar las copas, en lugar de estar sentado en su consulta tras 15 años de experiencia en diferentes países.

En 2015, decidió volver a Bulgaria. Después de esa historia, entendí perfectamente que supiese inglés. Ahora trabajaba por las mañanas como médico, no sé dónde, y por las tardes trabajaba de cualquier cosa. Me dejó claro que en su país, la gente solo podía optar por sobrevivir.

Valió la pena haberme confundido de autobús. Me dio indicaciones de la marquesina donde podía coger un autobús hasta la Fortaleza de Asen (que es el mismo que va directamente desde Plovdiv).

Más historias de emigración

No conseguí encontrar la parada del autobús. No sabía el lugar exacto y las personas que encontré por la calle no hablaban inglés. Simplemente me indicaban la dirección para que fuese andando. Salí del pueblo y llegué a una carretera muy peligrosa, no había sitio para caminar pero el desvío a la Fortaleza de Asen está cerca.

Después de un rato caminando bajo el sol con la mochila, no estaba dispuesta a subir la cuesta hasta el monumento. Decidí hacer autostop y paró el primer coche. Iban dos hombres, uno de unos 40 años y otro de 25. El conductor solo hablaba búlgaro, el copiloto hablaba un perfecto inglés. Otra historia de emigración.

Era la primera vez que visitaba su país de origen. Sus padres decidieron emigrar a EEUU cuando él tenía un año, es decir, en 1994. Bulgaria estaba hundida económicamente y había grandes diferencias sociales (que continúan en la actualidad). Toda una generación de jóvenes huyó del país. Decidieron ir a EEUU porque tenían unos amigos búlgaros allí. En casa siempre le hablan de Bulgaria y usaban su lengua, eran ortodoxos y tenían la ilusión de volver definitivamente.

Me dejaron a la entrada de la Fortaleza de Asen.

45166300_10212937999993791_6453969779999899648_o

Información sobre la fortaleza

La Fortaleza de Asen fue conquistada en la Tercera Cruzada y era muy importante durante la Edad Media. Estuvo en manos búlgaras en la época de Iván Alejandro en el siglo XIV, después de una renovación bajo el mandato del zar búlgaro Iván Asen II.

Está construida sobre un macizo natural rocoso con impresionantes vistas. No fue casualidad, era un punto estratégico. Por aquí pasaba la ruta que conecta Tracia con el norte de Grecia y el Mar Egeo. Había constante transporte de mercancías y el ejército usaba estos caminos.

45235091_10212937998953765_604446205153378304_o
Las mejores vistas…
Una búlgara en España

Aquel día había una familia valenciana visitando la fortaleza. Escuché su idioma cuando estaba con la cámara de fotos. Era un matrimonio mayor con sus hijos y una de sus nueras. Resulta que su hijo pequeño se había casado con una búlgara que emigró a Valencia con 18 años. Estaban allí para conocer más sobre su país de origen y volver a ver a su familia.

No tendría más de 30 años, formaba parte de esa emigración que huyó de Bulgaria en busca de un futuro mejor. Empezó limpiando casas y comercios, no sabía español. Con el paso del tiempo aprendió el idioma y cambió de empleo, ahora era camarera.

Aprovecha todas las vacaciones y los puentes para volver a su país, en especial por su abuela a la que ya no le quedan nietos allí. Todos están en España o Italia. Siempre le envían la medicación que necesita, su seguro no cubre todos los tratamientos, y dinero para llegar a final de mes.

Más artículos de interés

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s