¿Cuándo empezaron a actuar las mujeres en el teatro?

La mujer lleva siglos sobre las tablas. La prohibición del acceso de las mujeres a los teatros no se remonta al inicio de los tiempos. En la Antigua Grecia o en Roma sí que había actrices, algunas incluso escribían sus obras cómicas y a menudo firmaban con seudónimo. Aquí respondemos a todas tus preguntas: por qué los actores de más edad en la época victoriana se travestían para actuar, quién fue la primera actriz moderna, qué piezas teatrales conservamos de las dramaturgas

¿Cuándo empezaron a actuar las mujeres en el teatro?

Las mujeres en los orígenes del teatro

Buscar información sobre las primeras actrices, ha resultado más difícil de lo que esperaba. La presencia femenina sobre las tablas fue invisibilizada y tampoco se conversaron muchas obras firmadas por una mujer. Sin embargo, que lo anterior sea un hecho no significa que las mujeres no ocupasen el oficio de la interpretación. 

Las sacerdotisas de las Diosas de la Antigua Grecia

Cuando pensamos en las ciudades de la Antigua Grecia, todos intentamos situar el templo a los dioses. Al igual que en otras culturas, las obras teatrales formaban parte del culto a las divinidades. Danzas, oraciones y poesía. 

Durante los ritos de fertilidad de Isis, la Diosa del antiguo Egipto, las jóvenes sacerdotisas recitaban himnos y ejecutaban escenas de forma dialogada. Las letras eran escritas por ellas mismas contaban las leyendas que, según el mito, había sufrido la diosa, y eran auténticas representaciones dramáticas que narraban de forma alegórica la historia de la agricultura.  

Elena Lasheras Pérez escribió Ideas, notaciones y divagues: las moiras.

Y no es el único caso en el que las mujeres sacerdotisas actuaban en honor a los dioses. Naciendo lo que hoy conocemos como teatro.

  • En la cultura matriarcal de Creta, ya en el siglo XV a.C. había actrices.
  • Las Musas de la Grecia del siglo VII a.C. también recitaban.
  • En la isla de Lesbos había un templo dedicado a la diosa Afrodita en el que se organizó un coro lírico con mujeres. En la cultura griega se conservaba con mimo el canto, interpretado como el vehículo de transmisión de la historia y el conocimiento.

Las mimas en Roma y las primeras mujeres artistas

En la Grecia Clásica se empieza a separar el teatro culto (tragedia y comedia) del teatro popular. ¿Dónde estaba permitido el acceso de las mujeres? Con certeza, has dado con la respuesta correcta. Las actrices podían representar obras del teatro popular, pero jamás interpretaban papeles de las obras clasificadas como cultas.

Las opiniones de los académicos son muy diversas. En algunos artículos se discute sobre la presencia femenina en el teatro de la Antigua Roma, pero en Sen Enderezo nos quedaremos con las características más generales. Como ocurre en otros estudios con mirada femista o interés en el rol de las mujeres de la época, a menudo los datos dependen del perfil del propio investigador que firma el documento.

La mujer no era bienvenida en el teatro culto y se encargaba de representar los mitos. La mayoría de las obras eran escritas por hombres, aunque algunas autoras lo hicieron con un seudónimo, y los personajes están inspirados en mujeres de la época. De otro modo, sería imposible crear a Electra o Medea

Con frecuencia, las piezas teatrales se burlaban de las mujeres y ofrecían estereotipos de lo más grotescos. A mí me impactó leer Lisístrata del dramaturgo griego Aristófanes. La historia cuenta cómo las mujeres de la polis estaban cansadas de que sus maridos fueran a la guerra. Así que, a modo de protesta, organizaron la primera huelga de sexo de la que tenemos constancia. 

Lisístrata es una comedia de la Grecia Clásica que toma la huelga de sexo como una parodia. Sin embargo, en la lucha feminista se ha visto este tipo de protesta pacífica. Liberia consiguió la democracia gracias al grupo de mujeres que se sentaron en una plaza y dijeron: No a la guerra. Estamos en huelga de sexo hasta que termine este infierno.

Se negaron a mantener relaciones sexuales con sus cónyujes hasta que no abandonasen las armas. Poniendo nuestros pies en la época y el tono del escrito, por supuesto, no se trata de un manifiesto feminista, pero yo quiero reapropiarme de Lisístrata y analizarla con gafas violetas.

Las mimas eran actrices de la Antigua Roma. Por suerte conocemos algunos de sus nombres, por ejemplo Teodora. Esta artista era bella, realizaba espectáculos con poca ropa y su coraje era tal que llegó a compartir el trono con su esposo Justiniano. Hay muy poca bibliografía sobre Teodora, aunque podemos afirmar que era una enamorada de las artes y apoyó leyes a favor del aborto, erradicar la prostitución forzosa y ampliar los derechos de las mujeres en relación a la propiedad y la familia.

Lo curioso es lo que ocurrió cuando se cristianizó la Antigua Grecia y Roma, apareciendo nuevas religiones que tomaron elementos de culturas que ya existían. Nuestra querida Teodora, tras su muerte, pasó a formar parte del santoral de la Iglesia Ortodoxa. Evidentemente, los cristianos reescribieron su vida y en la actualidad, cada 14 de noviembre se venera a la Emperatriz Teodora.


¿Quién fue la primera mujer dramaturga de la historia?

Hroswitha de Gandersheim fue la primera dramaturga que conocimos. El haber tapado la historia de las mujeres durante siglos, complica la búsqueda de los nombres más relevantes de nuestra herstory, pero de Gandersheim conservamos sus obras teatrales de siglo X y nos hemos tomado la licencia de otorgarle el título de “primera mujer dramaturga de lo que hoy en día conocemos como Alemania”.

El cristianismo europeo relacionó el teatro con los ritos paganos y fue imposible subir al escenario durante un largo período de tiempo. Lo único que sobrevivieron fueron los géneros menores y las pequeñas piezas representadas en castillos, salones cortesanos y mansiones privadas. Y las obras teatrales religiosas ocuparon la cartelera de la Edad Media, primero los espectadores acudían a las iglesias y después pasaron a las calles porque necesitaban más aforo.

La primera dramaturga se inspiró en los clásicos romanos, que a su vez eran un copy-paste de la cultura griega, y se fue a vivir a la Abadía de Gandersheim. Hroswitha se dedicó a sus estudios y convivía con canonesas, que eran monjas con voto de castidad y obediencia, pero no de pobreza. La abadía era un lugar en el que las mujeres tenían acceso a la educación, tenían permitido viajar y visitar la corte. Las canonesas eran unas privilegiadas y es por ello que Hroswitha comenzó su éxito en el convento y sus obras pasaron a ser representadas ante la nobleza y la realeza. 

  • Sus textos estaban llenos de humor e ironía.
  • Hacían burla de la sexualidad masculina.
  • Y también criticaban las jerarquías herméticas de la época.

Con la llegada de La Inquisición desaparecieron las abadías y los privilegios de sus moradoras. La caza de brujas se encargó de eliminar a todas las mujeres que amaban el conocimiento y el arte de la dramaturgia. 


Juglaresas y trovadoras: las actrices de la Edad Media

Cuando era alumna de la ESO, tuve muchas clases sobre la literatura española y gallega durante la Edad Media. Mis profesores repetían nombres masculinos y, de vez en cuando, mencionaban una mujer. Ahora, ya como adulta, regreso a la adolescencia y veo el perfil fijo que me hacían ver en los años del instituto. En aquel momento pensé que esas primeras juglaresas y trovadoras eran mujeres excepcionales o casos particulares, aunque las intérpretes femeninas fueran muchas.

Lo que tuve que aprender más tarde, cuando ya estaba en la universidad, es que las juglaresas españolas existían y no eran una anomalía. Además, eran cristianas, judías y musulmanas. En ciudades como Toledo, vivían estas tres culturas, y las mujeres actuaban en fiestas y eventos tanto populares como religiosos. El Arcipreste de Hita nombra a las cantaderas o soldaderas, mujeres que representaban obras rebeldes y con un humor osado.

María Balteira fue la soldadera gallega más famosa. Desconocemos su identidad real, pero Balteira aparece en Las Cantigas de Santa María y fue la favorita de los reyes Fernando III y Alfonso X El Sabio.

  • Provenía de una familia hidalga.
  • Componía sus propias piezas.
  • Sabía cantar y tocar.
  • A menudo, las piezas eran interpretadas por hombres y mujeres que improvisaban e interaccionaban con el público.
  • Las trovadoras eran aristócratas y tenían educación, no se dedicaban a representar sus obras en los caminos. No viajaban, eran invitadas a los eventos más importantes de la comarca.
  • Condesa Beatriz de Día, Condesa Garsenda de Provenza, Reina Leonor de Aquitania… son algunas de las trovadoras de origen italianos, gallego-portugués, siciliano, morisco o mozárabe que amenizaban las tardes de la corte española.

¿Quién fue la primera actriz española?

La Calderona fue la primera actriz española que subió a las tablas en el Siglo de Oro. En este caso también reconocemos su verdadero nombre y ha pasado a la historia de España con su apodo. Pongámonos en contexto para entender en qué circunstancias se dedicó al teatro La Calderona: 

  • Ya hemos visto que las mujeres siempre han trabajado en el teatro, aunque hubo un tiempo en el que no podía interpretar ciertos géneros. En la Inglaterra victoriana, se creía que era inmoral que las mujeres fueran actrices. Las obras más famosas del mundo, como las firmadas por Shakespeare, fueron representadas únicamente por hombres. Los actores de menor edad se ponían en la piel de los personajes femeninos, pensando que sus voces más melódicas podían dar el pego. 
  • Muchas veces, las piezas mostraban personajes femeninos de dudosa reputación y ligeras de ropa. Los ingleses preferían exhibir un hombre travestido en el escenario que incluir una mujer en el reparto. 
  • Al final, en Inglaterra se permitió actuar a las mujeres, pero en unas condiciones laborales más que cuestionables. Los espectadores podían pagar un extra y ver cómo se cambiaban de ropa las actrices, por poner solo un ejemplo.

Si en Inglaterra las mujeres ya podían subirse a las tablas, en España pasó lo mismo. El Real Decreto de 1587 decía que las actrices tenían que estar casadas y firmar un contrato. Y esta ley no fue una casualidad o un regalo, ya había miles de actrices subidas en carromatos que cruzaban la geografía española para interpretar sus obras.

La Calderona no gozaba de buena fama y, a menudo, se decía que era la amante de Felipe IV. A nosotras aquí poco nos importan sus líos de camas, nos quedamos con su trayectoria como actriz. Luego vinieron La Cartamba, Rita Luna, las Hermanas Correa, María Ladvenant y Quitante, La Tirana…

La dama del abanico es una pintura de Velázquez que podemos visitar en Londres. Cuando publicamos un artículo sobre las Mujeres del Museo del Prado, ya explicamos por qué hay obras españolas en los museos extranjeros. El caso es que La dama del abanico fue la portada de Valor, Agravio y Mujer que es la famosa comedia de Ana Caro Mallén. Se trata de una de las primeras autoras con gran prestigio que escribió durante los siglos XVI y XVII.

La dama del abanico de Velázquez.
  • La academia se ha interesado tanto por una de las primeras autoras españolas, que se desconoce su lugar de nacimiento o la fecha de su muerte.
  • Ana Caro Mallén tenía por profesión la escritura de obras teatrales.
  • “La décima musa sevillana” era cómo le llamaban algunos.
  • La portada de la primera edición de Valor, Agravio y Mujer se puede ver en la Biblioteca Nacional de Madrid.

La historia de las mujeres en el teatro parece estar incompleta. En Sen Enderezo hemos querido poner nombre a las actrices más relevantes de la dramaturgia española. ¿Conocías todos los detalles sobre estas personalidades? El mes de diciembre queremos dedicarlo a las mujeres en el arte y, sin duda, el teatro es una especialidad que no queríamos dejar de mencionar. Desde que las mujeres actúan sobre las tablas, el mundo de la interpretación ha ganado.


Bibliografía y fuentes para saber más sobre las primeras actrices de teatro

  • Ribera, M. (2001), Textos y espacios de mujeres, Europa, siglos IV – XV.
  • Lasheras, E. (2010), Ideas, notaciones y divagues: las moiras.
  • Reiz, M. (2015), Breve historia gráfica de la mujer en el teatro. Desde los orígenes al Siglo de Oro Español.

Últimas entradas de Sen Enderezo

Por qué las mujeres hacen gracia

¿Cuántas mujeres conoces que se dedican a la comedia? Las mujeres hacen reír a todo el mundo, no solo a un nicho, porque el humor es universal. Te presentamos a 9 humoristas, unos podcast, un libro moldavo que roba carcajadas y algunas series.

Mujeres jugando fútbol. Pioneras y actuales

La inclusión de la mujer en el fútbol ha sido una revolución feminista. En este artículo hacemos un recorrido desde las pioneras a las deportistas actuales. Un viaje centrado en España y Argentina. ¿Vienes a la cancha con nosotras?

Compositoras y otras mujeres en la música clásica

Evelyn Plana Jiménez nos trae un reclamo: la urgencia del reconocimiento de las mujeres en la música clásica. ¿Cuántas veces has tocado una partitura firmada por una mujer? ¿Directoras de orquesta? ¿Intérpretes de grandes piezas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: