Luz y Manolo, una vida de lucha anónima

Este matrimonio abrió las puertas de su casa de par en par. Sin esperar nada a cambio, nos trataron como parte de la familia. Ya he explicado que parte del campo de trabajo, consistía en conservar con los vecinos y juntar información sobre la comarca. Ellos eran los primeros sorprendidos, no entendían nuestro interés por uno de los muros de la casa o nuestras preguntas sobre el sutaque galego de esta zona de Lugo. No son ignorantes, claro que no, simplemente, jamás les han preguntado nada.

Ella tenía 75 años y él 73. Han vivido siempre en la comarca, saben muchísimas cosas sobre el lugar. Llevan cuarenta y tres años de matrimonio, entendiéndose perfectamente y luchando por sacar a sus hijos adelante. Trabajo nunca les ha faltado, hasta hace poco tenían ganado y no les asustaba trabajar de sol a sol. Continue reading “Luz y Manolo, una vida de lucha anónima”

Violencia obstétrica: la historia de 6 mujeres

En la sociedad patriarcal en la que vivimos, continuamente nos bombardean con mensajes a favor de la maternidad. Como si fuese algo obligatorio, inherente a la naturaleza femenina, no una opción entre otras muchas. Maternidad lleva el artículo lA, con la A. Sin embargo, prevalece un sistema sanitario, social y político que nos niega nuestro derechos a decidir.

Continue reading “Violencia obstétrica: la historia de 6 mujeres”

Voces contra el silencio

Siempre decimos que la lucha contra el terrorismo machista, comienza con hablar. Poner nombre a todos los abusos y situaciones que no son normales, pero sí están normalizadas y que sufrimos a diario. Dejar de culpabilizarnos y hacer un correcto análisis, ya que nosotras somos las víctimas de la violencia de género. Víctimas porque somos el blanco de esta ira, desigualdad y terrorismo institucionalizado; víctimas, sí, pero no sumisas ni derrotistas. A mí me gusta hablar de supervivientes dentro de un sistema patriarcal, para no caer en estigmas. Nos animan a hablar y denunciar… pero, ¿qué ocurre después de la llamada al 016? Continue reading “Voces contra el silencio”

Las mujeres (NO) somos DE…

Mi profesora de portugués es brasileña. Un día nos contaba lo caótico que resultaba realizar cualquier trámite burocrático en nuestro país. Tenía problemas con algo tan elemental como sus apellidos, porque su primer apellido corresponde al de su madre; es decir, en Brasil se sigue un orden matrilineal. Lxs hijxs heredan en primer lugar el apellido de la madre y no el del padre como ocurre en muchos países.

Maravillo, ¡el progreso ha llegado! Fue lo que pensé en ese momento, aunque rápidamente cambié de opinión, jamás utilizan el primer apellido para designar a alguien. No importa el orden, si automáticamente se utiliza el nombre que ha sido heredado del padre, o lo que es lo mismo, se mantiene el orden patrilineal. Otra vez más, queda en evidencia que hablar de igualdad de género en los papeles, no implica que sea un hecho en la vida real. Alguno se habrá puesto nervioso, pero tranquilos, en la mayoría de los países sigue siendo prioritario el apellido paterno. El patriarcado funciona, todavía.

dsc_2821
Porto, Portugal

Continue reading “Las mujeres (NO) somos DE…”

Violencia obstétrica, los pequeños detalles importan. Historia de Ariadna.

(Transcripción de su mensaje en Facebook)

´´ (Mi madre) Debido a los dolores lumbares que padecía por el peso del bebé y de secuelas de un accidente de tráfico tenía que hacerse masajes en la espalda con bastante frecuencia. La cuestión es que cada vez que se hacía uno, la barriga quedaba aplastada, con lo que la incomodidad era todavía mayor (no creo que fuese muy beneficioso para el bebé, para mí, en este caso). Ante esto, patentó una camilla con un hueco a la altura de la barriga para poder introducirla y así que se pudiese realizar el masaje sin ningún impedimento. No sé si te sirve, pero creo que encontró una forma de reducir esa “tortura” a muchas otras mujeres.´´

Enlaces:

´´Es más importante tu talla de sujetador que lo que escribes´´

En más de una ocasión he pensado dejar de escribir y cerrar el blog. Me encantan todos los cambios de la página, la madurez que estoy adquiriendo a la hora de redactar, me hace ilusión publicar novedades… pero siempre hay dos cosas que hacen que me pregunte si debo darle a enter: vergüenza por hacer pública mi opinión y los comentarios machistas que recibo. 

Al principio, mi blog era insípido. Un montón de información desordenada y ni siquiera yo tenía claro cuál era la razón por la que escribía. Con el tiempo, fui perdiendo la vergüenza y los miedos, plasmando mi opinión y narrando historias en primera persona. Sin querer violar mi intimidad, distinguiendo lo privado de lo público. No quería pecar de egocentrismo o prepotencia. No soy ejemplo de nada, ni lo pretendo. Y sí, Laura y Sen Enderezo no son perfectAs.

13227670_10206422522870935_95738704267315533_o
Braga, Portugal

Continue reading “´´Es más importante tu talla de sujetador que lo que escribes´´”

Violencia obstétrica: ´´esto está muerto´´. La historia de Mari Carmen.

Desde Vigo. Mari Carmen, me cuenta su historia, desde el sofá de su casa y en compañía de su hija Ingrid.

Lo que te relatamos a continuación ocurrió en agosto de 1981.

Antes de nada, mi madre tiene una discapacidad física porque tuvo polio cuando era pequeña, tiene parálisis en una pierna. Cuando la pasaron a la sala de partos, ella pidió ayuda para subir a la camilla donde se da a luz, la comadrona le dijo que cuando hizo el bebé no pidió ayuda a nadie

Continue reading “Violencia obstétrica: ´´esto está muerto´´. La historia de Mari Carmen.”

Violencia obstétrica, la historia se repite. Testimonio de Ana

Ana (nombre ficticio) tiene 75 años. Vivió gran parte de su vida en una dictadura, el tiempo en el que las mujeres callaban y acataban. No perdió la virginidad hasta su noche de bodas; viviendo en una aldea de la provincia de Pontevedra, era una auténtica barbaridad mantener relaciones sexuales antes. Era pecado y daba terror llegar a casa de tus padres y decir que ´´estabas en cinta´´. El aborto existía, claro que sí, lo practicaban en la clandestinidad y con algo de suerte, sobrevivías a las agujas de calcetar y los rituales con hierbas. Ana comenta que corrían rumores y que una de sus vecinas, como otras muchas, había abortado tomando unas hierbas. Todo era ignorancia, ocultismo y una falta total de confianza con tus padres. Nadie sabía nada sobre ginecología, anatomía o sexualidad. Ningún libro de ciencias recogía esta información.  Continue reading “Violencia obstétrica, la historia se repite. Testimonio de Ana”

Violencia obstétrica. La historia de Izaskun, la lucha por ser madre

Mi marido y yo llevamos casi tres años intentando quedarnos embarazados. Tras un año de intentos, decidimos ir al médico de cabecera para que nos derivara al ginecólogo.  La médica era sustituta (45 años más o menos) y me dijo, como si fuera una revelación de verdad absoluta: “ya sabes que en cada ciclo solo hay tres días para quedarse: el día 14, 15 y 16.” en un tono muy maternal, que hizo que nos sintiéramos muy estúpidos. Y nos recomendó tener relaciones a la semana 5 días. Continue reading “Violencia obstétrica. La historia de Izaskun, la lucha por ser madre”