¿Qué opino sobre la acampada libre?

Estoy a favor de la acampada libre. Sé que es un tema controvertido y que muchas personas no entenderán mi punto de vista. Me explico. Entiendo que acampar y ser respetuoso con el entorno, no son dos cosas antagónicas. Jamás se me ocurriría plantar mi tienda de campaña, o carpa como le llaman en Latinoamérica, en medio de la ciudad. Hace poco, en Santiago de Compostela (mi ciudad), algún viajero puso su tienda en pleno Barrio de San Pedro. Eso no se hace. El turismo invasivo, no beneficia a la ciudad. Más, cuando cuenta con un casco histórico que se ve amenazado con estos actos.

IMG-20170612-WA0013
Ribeira do Ulla (Touro, A Coruña). Galiza es un paraíso natural, hay lugares impresionantes donde sería genial acampar. Pero, hay que comportarse para mantener toda la fauna y flora autóctona. Dejar todo más limpio que como estaba y preguntar a los vecinos dónde es posible acampar sin molestar.

Continue reading “¿Qué opino sobre la acampada libre?”

Anuncios

¿Cuántas veces me han hospedado en couchsurfing?

He intentado hacer la cuenta y lo cierto es que he viajado mucho gracias a couchsurfing. Tres años, once países y dos continentes. Esta web me ha brindado la oportunidad de compartir tiempo con personas que probablemente no hubiese conocido de otro modo. Y sí, el patriarcado está presente. La mayoría de personas que me han alojado, son hombres. A nosotras nos dicen desde pequeñas que no podemos salir solas a la calle y viajar sin compañía, es pedir a gritos que nos maten. Claro, muy lógico (sarcasmo on), victimizar a las mujeres que intentan sobrevivir en esta sociedad desigual. ¿No será mejor enseñar a los hombres que sean eso, hombres?

Lo que digo siempre: podemos viajar solas, hay que dar ese paso y demostrar en qué hay que centrarse. Queremos ser libres y no valientes. Intentemos cambiar las cosas, incluso en el mundo del couchsurfing. Viajamos solas porque nos da la gana, punto. La gente sigue diciendo que estoy loca, que aceptar quedar en la casa de un desconocido es una temeridad. Al igual que abrirle las puertas de mi piso a vete tú a saber quién. Seguro que es un ladrón, te viola o te ahoga con la almohada mientras duermes. Otra vez lo mismo: la mujer tiene la culpa de cuanta desgracia pueda pasarle. ¡Basta!

No me lío más. Aquí dejo mi lista de personas que me han apadrinado en su casa.

Continue reading “¿Cuántas veces me han hospedado en couchsurfing?”

Voldemort existe. Lo que no debe ser nombrado: la regla.

Una exclusiva que no lo es: las mujeres pagamos más impuestos que los hombres. Sí, no importa el país del que hablemos, muchos de los productos de primera necesidad tienen un elevado IVA. Hablo de lo que una mujer necesita una vez al mes, durante 3-7 días, desde los 13 a los 50 años (aproximadamente). ¿Cuándo los gobiernos se van a dar cuenta de que media población mundial menstrúa? Las compresas (toallas higiénicas en Latinoamérica) y tampones son un bien de primera necesidad, no un lujo. 

grafico-tampax.jpg
Hablemos de IVA

IVA de las compresas/toallas higiénicas:

España: 10% de IVA

Colombia: 16% y se quiere subir a un 19%

Francia: 5,5%

Canadá: 0%

Continue reading “Voldemort existe. Lo que no debe ser nombrado: la regla.”

Siete pecados capitales

No, no hablaré de catequismo. Prefiero otros temas de conversación. Se cumplieron dos años de mi gran viaje como mochilera por Latinoamérica: Latinoamérica con una mochila. Y he decidido terminar el 2016 confesando mis ´´siete pecados capitales´´:

  • 1. No haberme rebelado antes. Querida Laura de hace dos años: deja de romperte la cabeza con tonterías. No te ahogues en un vaso de agua, respira hondo y si no te gusta algo: cámbialo. Me arrepiento de haberle dado tantas vueltas a mi viaje, dudaba porque temía por mi seguridad y no sabía ni por dónde empezar. Leí artículos en internet y no me convencían nada. Había los dos polos: las mujeres que viajan solas se empoderan y aprenden millones de cosas vs es una misión suicida. Perdí mucho tiempo por no ignorar a terceras personas y centrarme en qué quería hacer yo. 

 

Continue reading “Siete pecados capitales”

Pisa. Mi llegada a Italia.

No era la primera vez que estaba en Italia, en abril estuve trabajando como aupair en el norte. En realidad, muy cerca de Francia y en medio de un ambiente que no se parecía en nada a lo que había imaginado que sería Italia, el Piamonte es peculiar y es diferente a las típicas películas en las que una pareja conduce una Vespa por Roma. Después de mi experiencia ´´no perfecta´´ como aupair: Mi experiencia como aupair en Italia, decidí invertir mi modesto sueldo en lo que me hace verdaderamente feliz: viajar. Abrí la página web de Ryanair y compré los billetes más baratos:

No tenía pensado volver a Italia, o al menos tan pronto, pero en el mes de junio conocí a un par de belgas: Tim y Maarten, a través de couchsurfing. Quedaron en mi casa de Galicia, en un pueblo a pocos kilómetros de Santiago de Compostela. Nos hicimos buenos amigos, en muy poco tiempo y Maarten y yo decidimos irnos de viaje en agosto. Trabajamos, juntamos algo de dinero, me apliqué con el inglés, armamos las mochilas y nos fuimos. Al principio pensamos en viajar a Croacia, pero las conexiones aéreas entre Bélgica, España y este país son pésimas. Descartamos la idea y al final Ryanair hizo posible que nos fuésemos a Italia. Continue reading “Pisa. Mi llegada a Italia.”

Países en los que he puesto mis pies…

Tres continentes: Europa, América del Sur y África.
20 países en total (dos Estados no reconocidos, pero con pueblo soberano). Toda la información a continuación.
 
Ser mujer y querer viajar con la mochila, no es una locura. Por supuesto que podemos viajar solas y sin un presupuesto millonario. Si yo lo hago, otras pueden.

 

 

Valdivia, una escapada de fin de semana

Mi paso por Valdivia, Región X de Chile, fue exprés. Mi idea era llegar a esta ciudad y después pasarme a Argentina y ver el famoso Bariloche. Para mi mala suerte, estaba enferma y las horas de autobús fueron una tortura. El tiempo meteorológico tampoco estaba de mi parte, siguiendo con el tópico de la zona: llovía. De hecho compré mi primer paraguas chileno.

DSC_0357.JPG
Valdivia

Me gustó la ciudad, pero estoy conforme con mi decisión de estudiar un año en Valparaíso. Con la universidad podía elegir también Valdivia y otras ciudades chilenas. Aproveché la ocasión para ver la ciudad desde un barco, un tour turístico a un precio económico.

DSC_0334.JPG
Un barco como en el que fui yo

DSC_0347.JPG

Quedé en un hostal muy cerca de la estación de autobuses, no fue demasiado caro, pero el trato fue muy extraño. Antes de irme, la recepcionista comprobó que no me llevaba la toalla conmigo. Al día siguiente me fui a Bariloche, cuyo horario de autobús era muy malo.

DSC_0414.JPG
Valdivia, el lugar perfecto para beber cervezas artesanales

Día 47: Llegada a Bolivia con la mochila. Villazón.

Bolivia

Continúo contando mi aventura por Latinoamérica con una mochila a mi espalda. En esta ocasión, hablaré de mi paso por suelo boliviano y comparto lo que escribí en mi cuenta personal de Facebook:

Continue reading “Día 47: Llegada a Bolivia con la mochila. Villazón.”

Mochileando en Bolivia

Un país de contrastes: tradición y modernidad. Se puede caminar por las calles de La Paz y tropezar con mujeres de largas trenzas, aguayo y sombrero Bombín; al igual que encontrarse con gente vestida con ropa occidental. Para un sociólogo es un destino muy interesante. Me sentía como una niña en una tienda de juguetes, miraba para todos los lados y dos ojos no eran suficientes.

También fue el país donde me puse a pensar sobre mi viaje y hacer balance, dándome cuanta de que sin duda había tomado la decisión correcta. No quería ni imaginarme lo que habría sido pasar un verano entero en Valparaíso, haciendo cuentas para llegar a final de mes y viendo a mis amigos de vez en cuando porque ellos se iban a su ciudad natal. Me lo había montado bien, ahora me reía de mí misma por haber dudado y dejarme llevar por los prejuicios que tan solo me lanzaban mensajes del tipo: ´´eres mujer, una mujer mochilera es una locura´´. Más locura me parece estar en casa mirando para las paredes.

Era una persona mucho más segura, lo aseguro. Capaz de hablar con extraños, regatear o vender cosas en la calle para poder comer algo más que arroz con pollo. Había digievolucionado (guiño a los dibujos animados de Digimon, en momentos me sale la vena friki).

¿Quieres conocer más de mi experiencia mochileando Bolivia? Prepárate para episodios como: el día que soborné a los guardias en la frontera o la clase magistral sobre cómo regatear en un mercado según unos argentinos de Corrientes.

Manos a la obra: