Día 2: Portugalete – Castro Urdiales (35 km)

Dormimos en un hostel en Portugalete, pagamos 12 euros. El dueño era muy simpático y siempre estaba gastando bromas. Tuvimos todo el albergue para nosotras, a nadie se le ocurría hacer el Camino de Santiago en el mes de febrero. En el pueblo había ambiente de Carnaval, niños y adultos iban disfrazados pero Mara y yo no teníamos mucha gana de fiesta. Estábamos muy cansadas de la primera jornada del camino. Por la mañana, cuando estábamos desayunando, nos dimos cuenta de que no estábamos solas y en la otra habitación estaban unos madrileños. Ni idea de cuándo llegaron.

DSC_4820
Portugalete

Sigue leyendo “Día 2: Portugalete – Castro Urdiales (35 km)”

Día 1: Bilbao – Portugalete (20 km)

La idea de irnos a Euskadi fue completamente improvisada. Queríamos viajar después de los exámenes, pasar unos días fuera de Santiago y olvidarnos de los libros. Miramos varias páginas web: Ryanair, Renfe, Blablacar… hasta que al final compramos unos billetes de autobús, con la compañía Alsa, y nos fuimos a Bilbao por doce euros. Yo ya conocía Euskadi, hacía ya cuatro años, pero me quedaron ganas de volver. Si quieres echarle un ojo a dicho viaje (Irún – Bilbao): Camino del Norte.

Nuestro presupuesto, como siempre, era reducido. Buscamos en couchsurfing a alguien que nos alojase, era una forma también de conocer mejor las ciudades de Bilbao y Santander. Sin embargo, no tuvimos suerte. Eran los días festivos de Carnavales y todo el mundo tenía planes, además éramos dos personas y entiendo perfectamente que es más complicado. Necesitábamos un plan B, no podíamos pagar cinco días de hostels convencionales y más cuando no aparecían opciones económicas en la web. Todo lo que vimos, no bajaba de los 20 euros la noche. Imposible.

IMG_20170225_101918
Bilbao

Sigue leyendo “Día 1: Bilbao – Portugalete (20 km)”

Las valientes mujeres que regresan a sus casas por la noche

A los 18 años, cuando era una recién llegada a Madrid y vivía en el Paseo de Extremadura, aprendí que una mujer que camina sola por la calle es valiente. No somos libres, todavía. Existen muchos tipos de abuso, no solo la violación, aunque es lo primero que nos viene a la mente cuando leemos esa palabra. Cometemos ese error, incluso yo lo hago. Ayer una conocida estaba buscando testimonios de mujeres valientes que vuelven a casa por la noche: 32 mujeres contando su historia.

Narré mi historia y junto a mi nombre escribieron: ´´Laura O. Sánchez, quien ha decidido contar su abuso en tercera persona.´´ Me avergüenza admitirlo, pero sí, me dio un escalofrío y al momento quise matizar mis palabras. Tengo que ser sincera, conmigo misma y con el resto. Fueron cinco minutos de nervios,  irracionales ya que a pesar de tener estudios de género, me equivoqué y pensé: ´´madre mía… Laura, tú tienes claro que un abuso no es solo una violación, pero la gente va a pensar que fuiste violada y no que hay más tipos de agresión. Tienes que cambiar tus palabras para que quede explícito´´Sigue leyendo “Las valientes mujeres que regresan a sus casas por la noche”

Voldemort existe. Lo que no debe ser nombrado: la regla.

Una exclusiva que no lo es: las mujeres pagamos más impuestos que los hombres. Sí, no importa el país del que hablemos, muchos de los productos de primera necesidad tienen un elevado IVA. Hablo de lo que una mujer necesita una vez al mes, durante 3-7 días, desde los 13 a los 50 años (aproximadamente). ¿Cuándo los gobiernos se van a dar cuenta de que media población mundial menstrúa? Las compresas (toallas higiénicas en Latinoamérica) y tampones son un bien de primera necesidad, no un lujo. 

grafico-tampax.jpg
Hablemos de IVA

IVA de las compresas/toallas higiénicas:

España: 10% de IVA

Colombia: 16% y se quiere subir a un 19%

Francia: 5,5%

Canadá: 0%

Sigue leyendo “Voldemort existe. Lo que no debe ser nombrado: la regla.”

Dedicado a futuros exiliados españoles en Chile. ¿Te largas a Chile y tienes muchas dudas? Aquí tienes las respuestas.

Desde que me fui de intercambio a Chile, muchas han sido las personas que me han preguntado cosas sobre mi experiencia. Tanto estudiantes que tenían en mente hacer un Erasmus, como jóvenes licenciados que veían un futuro negro en España. Por todos es sabido que cada día, en cualquier aeropuerto español, se exilian ingenieros, médicos, profesores o filólogos. Y también trabajadores, padres de familia, madres solteras… los perfiles son muy variados. Se van sin ningún tipo de seguridad, al más estilo gallego: con una mano delante y otra detrás. Galicia, eterna tierra de emigrantes y exilio. Estas personas prefieren arriesgarse e irse que quedar mano sobre mano en el sofá de su casa; no todos han tenido la suerte de conseguir un contrato de trabajo desde aquí. Tampoco parece una opción esforzarse, trabajar un montón de horas para recibir una miseria a cambio y unas condiciones laborables que parecen de otra época. Empleo en España es sinónimo de precariedad.

A nadie le van a regalar nada en otro país. Chile no es la gallina de los huevos de oro, sin embargo, merece la pena intentarlo. Aquí ya sabemos lo que nos espera: pura miseria, lo que nos depara Latinoamérica todavía es una incógnita. Como gallega, conozco de sobra el exilio: biznieta de exiliados en Buenos Aires, nieta de exiliados en Suiza, hermana de exiliado en Reino Unido… Y encima yo también estuve un año sin pisar mi propio país, una especie de entrenamiento previo a mi destierro porque sé, desgraciadamente, que aquí poco me van a ofrecer siendo socióloga y antropóloga.

10710478_10202715746203835_5416660359845735166_o
Los Andes desde el aire

Sigue leyendo “Dedicado a futuros exiliados españoles en Chile. ¿Te largas a Chile y tienes muchas dudas? Aquí tienes las respuestas.”

Europa Occidental

Por todos es sabido que Europa es muy diversa, se compone de muchos países con culturas bien diferentes. Ahí está la gracia, al menos desde mi humilde punto de vista. Son necesarias pocas horas de avión para conocer otras realidades y mezclarse con personas que seguro que tienen muchas cosas que aportarte. Portugal y Alemania forman parte de Europa Occidental, aunque no parezcan de la misma familia.

Todavía estoy conociendo mi continente, me queda mucho por aprender, pero en este apartado narraré todas mis experiencias por Europa Occidental:

Si quieres leer más cosas sobre otras zonas de Europa:

Más información sobre países en los que he estado:

¿Vivir en Chile es más caro que en España? 10 diferencias. Datos según mi experiencia Erasmus de un año.

Creo que es lo que más veces me han preguntado desde que viví un año en Chile como estudiante de intercambio, gracias a un Erasmus Bilateral. Es algo subjetivo y depende de las prioridades de cada uno, un presupuesto para pasar el mes es algo muy personal que no se puede extrapolar. Yo vivía como estudiante: compartía piso, comía muchos macarrones, viajaba low cost… Puedo asegurar que jamás me faltó nada, no tenía lujos pero podía hacer casi todo lo que quería.

51939-dscn1330
Reñaca, a pocos kilómetros de mi casa

Podía escaparme el fin de semana a La Boca de Concón y alquilar una tabla para hacer surf, hacía escapadas en autobús al sur, salía de fiesta por Valparaíso, compré algo de ropa, de vez en cuando comía en restaurantes… Todo es cuestión de organizarse. Si Lucas, mi compañero de piso mexicano del primer semestre, y yo sobrevivimos con un presupuesto limitado cualquiera puede hacerlo. Dentro de lo malo, yo tenía euros, mi hermano mexicano lo pasaba peor y el cambio de moneda no era justo.

Yo tuve que alargar lo máximo posible mi beca del Ministerio de Educación del gobierno de España, una ayuda económica del Banco Santander y un premio extraordinario de mi universidad por mi expediente académico. Mi familia me daba dinero cada mes, pero no son precisamente de la alta sociedad española. Provengo de una casa obrera en la que se trabaja muchas horas y el sueldo se puede mejorar. Vuelvo a repetirlo, con poco dinero, se pueden hacer muchas cosas. Todo depende de cómo te organices, mi madre es una artista de llegar a final de mes y yo aprendí de ella. Sigue leyendo “¿Vivir en Chile es más caro que en España? 10 diferencias. Datos según mi experiencia Erasmus de un año.”