¿Cómo chucha hablar chileno? Guía básica para sobrevivir

Yo fui la primera ingenua. Cuando firmé mi convenio de Erasmus Bilateral, no tenía ni idea de cómo habla un chileno. Continúa leyendo “¿Cómo chucha hablar chileno? Guía básica para sobrevivir”

Vivir en Chile? 10 clásicas preguntas

Desde que me fui de intercambio a Chile, muchas han sido las personas que me han preguntado cosas sobre mi experiencia. Tanto estudiantes que tenían en mente hacer un Erasmus, como jóvenes licenciados que veían un futuro negro en España. Por todos es sabido que cada día, en cualquier aeropuerto español, se exilian ingenieros, médicos, profesores o filólogos. Y también trabajadores, padres de familia, madres solteras… los perfiles son muy variados. Se van sin ningún tipo de seguridad, al más estilo gallego: con una mano delante y otra detrás. Galicia, eterna tierra de emigrantes y exilio. Estas personas prefieren arriesgarse e irse que quedar mano sobre mano en el sofá de su casa; no todos han tenido la suerte de conseguir un contrato de trabajo desde aquí. Tampoco parece una opción esforzarse, trabajar un montón de horas para recibir una miseria a cambio y unas condiciones laborables que parecen de otra época. Empleo en España es sinónimo de precariedad.

A nadie le van a regalar nada en otro país. Chile no es la gallina de los huevos de oro, sin embargo, merece la pena intentarlo. Aquí ya sabemos lo que nos espera: pura miseria, lo que nos depara Latinoamérica todavía es una incógnita. Como gallega, conozco de sobra el exilio: biznieta de exiliados en Buenos Aires, nieta de exiliados en Suiza, hermana de exiliado en Reino Unido… Y encima yo también estuve un año sin pisar mi propio país, una especie de entrenamiento previo a mi destierro porque sé, desgraciadamente, que aquí poco me van a ofrecer siendo socióloga y antropóloga.

10710478_10202715746203835_5416660359845735166_o
Los Andes desde el aire

Continúa leyendo “Vivir en Chile? 10 clásicas preguntas”

5 cosas erróneas que pensaba antes de ir a Marruecos

Tenía esas ideas de forma inconscientemente. Me considero una persona abierta y que acepta otras formas de pensar, pero era inevitable desconfiar o pensar que podría ser peligroso porque no sabía qué me deparaba ese país. No hay mejor remedio que viajar y experimentar en primera persona que estaba equivocada y dejar de plantearme mal las cosas. Las opiniones son subjetivas, quizás me haya quedado con una imagen sesgada y tuve mucha suerte; no pretendo abrir polémicas, solo quiero dejar mi testimonio basado en mi experiencia.

  • 1. No llevé mi cámara réflex porque me dijeron que era peligroso.

Fue un comentario muy repetido por todos, independientemente si era amigo o familiar. La imagen que se da de Marruecos en España, desgraciadamente, es que te pueden robar a la vuelta de la esquina y más si eres mujer. No hay seguridad y llevar algo de valor es una provocación. Nada más lejos de la realidad. Todas las grades ciudades, con independencia del punto geográfico en el que se encuentren, tienen buenos y malos barrios. Hay que tener sentido común siempre. No hace falta lucir una réflex las 24 horas del día y gritar a los cuatro vientos que eres turista. Tampoco llegar al extremo de no llevarla, utilicé una cámara normal pequeña y no pude sacar fotografías de tanta calidad. La próxima vez pienso llevarla conmigo, es como otra extremidad de mi cuerpo, somos un pack. No tuve ningún susto en Marruecos, de hecho Marrakech tiene mucha presencia policial en las calles porque es muy turístico. Un tópico, nadie me advirtió con la misma intensidad que Madrid podría ser peligroso y cuando vivía allí quisieron robarme cerca de Sol. Continúa leyendo “5 cosas erróneas que pensaba antes de ir a Marruecos”

Países en los que he puesto mis pies…

Tres continentes: Europa, América del Sur y África.

Continúa leyendo “Países en los que he puesto mis pies…”

Mi mejor experiencia en couchsurfing

10003785_10203458302247272_5270593536746290735_o
Cibele, mi host en Pelotas (Brasil)

No me cabe la menor duda, mi mejor experiencia en couchsurfing fue en Brasil, concretamente en la ciudad de Pelotas donde estuve en enero del 2015. Me echó una mano una chica joven, enfermera, llamada Cibele. Había llegado a la ciudad por la noche, entonces el primer día dormí en un hostel. Ella me fue a buscar por la mañana, adorable. Me enseñó toda la ciudad e intentaba hablar español, cuando en realidad solo sabía portugués.

Nos reímos muchísimo, me invitó a comer, sacamos fotos, hasta bailamos samba (yo soy torpe)… Creo que en total estuve cinco días en su casa, en principio pasaría solo dos, pero nos hicimos amigas. Me presentó a toda su familia: sus padres, su hermana y su cuñado. Aunque ahora es más numerosa porque su hermana ha tenido una hija, hemos mantenido el contacto a través de Facebook. Continúa leyendo “Mi mejor experiencia en couchsurfing”

Mi primera experiencia usando couchsurfing

Screenshot_2016-06-19-13-23-54
Con Oliver, mi host de Puerto Montt

Como ya he dicho, mi perfil en couchsurfing lo había hecho en el año 2013, pero nunca lo había utilizado para conseguir un sofá hasta octubre del 2014. En aquel momento estaba viviendo en Chile concretamente en la Región de Valparaíso. Aproveché mi Erasmus lo máximo posible, viajé todo lo que pude, conseguí muy barato unos billetes para Puerto Montt que es una ciudad al sur de Chile (Región X).

Continúa leyendo “Mi primera experiencia usando couchsurfing”