Estamos fartas de ser asasinadas!

Vou tirar de retranca galega para falar dun tema moi serio:

 Toc, toc…

– Si, quen é?

-Disculpe señor burócrata, somos nós, as mulleres. Temos que falar con vostede. Estamos sendo asasinadas!

-Ah, non, síntoo. Teño moito chollo. Volten outro día, non é algo tan urxente.

DSC_4764.JPG
Compostela, outra vez máis, contra o machismo

Algúns din que a loita contra o patriarcado non é unha prioridade, o que pasa realmente é que non queren dicir que non hai vontade política… Sigue leyendo “Estamos fartas de ser asasinadas!”

Somos el grito de las que ya no tienen voz

Ayer fui a otra concentración contra la violencia machista en Compostela. Año nuevo (2017), aunque continuamos con el mismo escenario: otra mujer es asesinada por su pareja, esta vez en Carballiño (Ourense). Los vecinos dirán a los medios que era un buen hombre, que no tenía mala pinta, que jamás escucharon quejas y que están tristes al conocer la mala noticia. Todos sabemos que los trapos sucios, se lavan en casa. ¿Hasta cuándo los secretos de familia van a ocultar violaciones y otras agresiones contra las mujeres? Los discursos vacíos no sirven para nada, pocos son los mecanismos reales que permiten intervenir en el ámbito doméstico-privado. Es cosa suya, que se maten entre ellos. Si alguna mujer denuncia, primero se enfrenta a un tribunal y un infierno burocrático, después se da cuenta de que las leyes son insuficientes y que no está segura en ninguna parte. Sólo hay miradas acusadoras. Y desgraciadamente, en numerosas ocasiones encontramos los cuerpos de las que no han sobrevivido al terrorismo machista. La doble moral. La hipocresía del supuesto progreso.

fhibcghjr1me7yrcx5fg_thumb_2834

Sigue leyendo “Somos el grito de las que ya no tienen voz”

Somos o berro das que xa non teñen voz

Onte fun a outra concentración contra a violencia machista, en Compostela. Ano novo (2017), agora ben, continuamos có mesmo escenario: outra muller foi asasinada pola súa parella, nesta ocasión no Carballiño (Ourense). Os veciños diranlle aos medios que era un bo home, que nunca escoitaron ningunha queixa e que están tristes ao coñecer a mala noticia. Todos sabemos que os trapos sucios, lávanse na casa. Até cando os segredos de familia van agochar violacións e outras agresións contra as mulleres? Os discursos baleiros non serven para nada, poucos son os mecanismos reais que permiten intervir no ámbito doméstico-privado. Iso é cousa súa, que se maten entre eles. Se algunha muller denuncia, primeiro enfróntese a un tribunal e un inferno burocrático, despois dase conta de que as leis son insuficientes e non está segura en ningures. Só hai miradas acusadoras. E infelizmente, en numerosas ocasións atopamos os corpos das que non subreviviron ao terrorismo machista. A dobre moral.

fhibcghjr1me7yrcx5fg_thumb_2834

Sigue leyendo “Somos o berro das que xa non teñen voz”

Viajo sola, no pido a gritos que me violen

He perdido la cuenta. No recuerdo la cantidad de veces que me han dicho que si salía a la ruta: ´´Laura, estás pidiendo que te violen´´. Sí, así de claro. Siempre nos dicen que los peligros están fuera de casa o lejos de tu zona de confort, imagino que es una mezcla entre: miedo a lo desconocido y vomitar los mensajes que vemos en la televisión, las escuelas o las lecciones que nos inculcaron nuestros padres. Todas recordaremos el clásico: ´´no aceptes caramelos de desconocidos´´. Sin embargo, pocos (ninguno) son los mecanismos reales que una niña tiene para defenderse de los abusos que ocurren de puertas para dentro.

Lo dicen las estadísticas, no yo. La mayoría de las violaciones, abuso me parece una palabra demasiado simpática para tratar este serio asunto, ocurren en el núcleo familiar o el círculo más cercano. Una de cada tres mujeres, ha sido violada. Y lo que me sorprende, con escándalo y absoluto asco, es esta cifra si la mayoría de las violaciones no son denunciadas. En España y cualquier sociedad, incluso los clanes más tradicionales, hay el puñetero tabú del incesto. Lo que nadie quiere nombrar, lo que no tiene nombre y lo más inhumano que se me puede ocurrir.  Sigue leyendo “Viajo sola, no pido a gritos que me violen”