Vivir en Chile? 10 clásicas preguntas

Desde que me fui de intercambio a Chile, muchas han sido las personas que me han preguntado cosas sobre mi experiencia. Tanto estudiantes que tenían en mente hacer un Erasmus, como jóvenes licenciados que veían un futuro negro en España. Por todos es sabido que cada día, en cualquier aeropuerto español, se exilian ingenieros, médicos, profesores o filólogos. Y también trabajadores, padres de familia, madres solteras… los perfiles son muy variados. Se van sin ningún tipo de seguridad, al más estilo gallego: con una mano delante y otra detrás. Galicia, eterna tierra de emigrantes y exilio. Estas personas prefieren arriesgarse e irse que quedar mano sobre mano en el sofá de su casa; no todos han tenido la suerte de conseguir un contrato de trabajo desde aquí. Tampoco parece una opción esforzarse, trabajar un montón de horas para recibir una miseria a cambio y unas condiciones laborables que parecen de otra época. Empleo en España es sinónimo de precariedad.

A nadie le van a regalar nada en otro país. Chile no es la gallina de los huevos de oro, sin embargo, merece la pena intentarlo. Aquí ya sabemos lo que nos espera: pura miseria, lo que nos depara Latinoamérica todavía es una incógnita. Como gallega, conozco de sobra el exilio: biznieta de exiliados en Buenos Aires, nieta de exiliados en Suiza, hermana de exiliado en Reino Unido… Y encima yo también estuve un año sin pisar mi propio país, una especie de entrenamiento previo a mi destierro porque sé, desgraciadamente, que aquí poco me van a ofrecer siendo socióloga y antropóloga.

10710478_10202715746203835_5416660359845735166_o
Los Andes desde el aire

Continúa leyendo “Vivir en Chile? 10 clásicas preguntas”

Europa Occidental

Por todos es sabido que Europa es muy diversa, se compone de muchos países con culturas bien diferentes. Ahí está la gracia, al menos desde mi humilde punto de vista. Son necesarias pocas horas de avión para conocer otras realidades y mezclarse con personas que seguro que tienen muchas cosas que aportarte. Portugal y Alemania forman parte de Europa Occidental, aunque no parezcan de la misma familia. … Continúa leyendo Europa Occidental

¿Vivir en Chile es más caro que en España? 10 diferencias. Datos según mi experiencia Erasmus de un año

Creo que es lo que más veces me han preguntado desde que viví un año en Chile como estudiante de intercambio, gracias a un Erasmus Bilateral. Es algo subjetivo y depende de las prioridades de cada uno, un presupuesto para pasar el mes es algo muy personal que no se puede extrapolar. Yo vivía como estudiante (Mi año de Erasmus en Chile): compartía piso, comía muchos macarrones, viajaba low cost (mis trucos)… Puedo asegurar que jamás me faltó nada, no tenía lujos pero podía hacer casi todo lo que quería.

51939-dscn1330
Reñaca, a pocos kilómetros de mi casa

Podía escaparme el fin de semana a La Boca de Concón y alquilar una tabla para hacer surf (Surf, mi primera vez), hacía escapadas en autobús al sur Región X; al sur que nos vamos, salía de fiesta por Valparaíso, compré algo de ropa, de vez en cuando comía en restaurantes… Todo es cuestión de organizarse. Si Lucas, mi compañero de piso mexicano del primer semestre, y yo sobrevivimos con un presupuesto limitado cualquiera puede hacerlo. Dentro de lo malo, yo tenía euros, mi hermano mexicano lo pasaba peor y el cambio de moneda no era justo.

Yo tuve que alargar lo máximo posible mi beca del Ministerio de Educación del gobierno de España, una ayuda económica del Banco Santander y un premio extraordinario de mi universidad por mi expediente académico. Mi familia me daba dinero cada mes, pero no son precisamente de la alta sociedad española. Provengo de una casa obrera en la que se trabaja muchas horas y el sueldo se puede mejorar. Vuelvo a repetirlo, con poco dinero, se pueden hacer muchas cosas. Todo depende de cómo te organices, mi madre es una artista de llegar a final de mes y yo aprendí de ella. Continúa leyendo “¿Vivir en Chile es más caro que en España? 10 diferencias. Datos según mi experiencia Erasmus de un año”

5 cosas erróneas que pensaba antes de ir a Marruecos

Tenía esas ideas de forma inconscientemente. Me considero una persona abierta y que acepta otras formas de pensar, pero era inevitable desconfiar o pensar que podría ser peligroso porque no sabía qué me deparaba ese país. No hay mejor remedio que viajar y experimentar en primera persona que estaba equivocada y dejar de plantearme mal las cosas. Las opiniones son subjetivas, quizás me haya quedado con una imagen sesgada y tuve mucha suerte; no pretendo abrir polémicas, solo quiero dejar mi testimonio basado en mi experiencia.

  • 1. No llevé mi cámara réflex porque me dijeron que era peligroso.

Fue un comentario muy repetido por todos, independientemente si era amigo o familiar. La imagen que se da de Marruecos en España, desgraciadamente, es que te pueden robar a la vuelta de la esquina y más si eres mujer. No hay seguridad y llevar algo de valor es una provocación. Nada más lejos de la realidad. Todas las grades ciudades, con independencia del punto geográfico en el que se encuentren, tienen buenos y malos barrios. Hay que tener sentido común siempre. No hace falta lucir una réflex las 24 horas del día y gritar a los cuatro vientos que eres turista. Tampoco llegar al extremo de no llevarla, utilicé una cámara normal pequeña y no pude sacar fotografías de tanta calidad. La próxima vez pienso llevarla conmigo, es como otra extremidad de mi cuerpo, somos un pack. No tuve ningún susto en Marruecos, de hecho Marrakech tiene mucha presencia policial en las calles porque es muy turístico. Un tópico, nadie me advirtió con la misma intensidad que Madrid podría ser peligroso y cuando vivía allí quisieron robarme cerca de Sol. Continúa leyendo “5 cosas erróneas que pensaba antes de ir a Marruecos”

Países en los que he puesto mis pies…

Tres continentes: Europa, América del Sur y África.

Continúa leyendo “Países en los que he puesto mis pies…”

Portimão y Lagos; primera vez que hice autostop

Cuando planificamos el viaje: comprar un billete de avión, coger un mapa y ver más o menos los sitios que había cerca de Faro y hacer la mochila; nos propusimos hacer autostop por primera vez en nuestra vida. En Latinoamérica conocí gente que viajaba así, incluso a mí me llevaron en un coche en Merlo porque estaba lloviendo y no levanté ni mi brazo para hacer la señal: Día 7: Merlo y Villa Elena (San Luis). No hace falta ni nombrar a Laura y Juan: Acróbata en el camino y Los viajes de nena, ahora mismo están en algún lugar de África y solo viajan haciendo dedo. Desde hace años narran sus viajes en la web. Las historias de estos argentinos son siempre interesantes. Nuestra conclusión fue la siguiente: si ellos podían, nosotras también.

dsc_3759
Portimao. Para un gallego, el agua era como caldo.

Continúa leyendo “Portimão y Lagos; primera vez que hice autostop”