Voluntariado de arqueología en Estella-Lizarra, Navarra

Este año volví a hacer un campo de trabajo. Puse un anuncio en blablacar y me subí a mi coche dispuesta a hacer los casi 800 kilómetros que hay entre Compostela y Lizarra.

Continúa leyendo “Voluntariado de arqueología en Estella-Lizarra, Navarra”

Excursiones, campos de trabajo, charlas… para gallegos entre 18-30 años (gratis o muy barato)

Si tienes menos de 30 años y eres gallego, tienes muchos beneficios que quizás no sabías. Aquí te cuento para qué sirve la web de Xuventude.net

Continúa leyendo “Excursiones, campos de trabajo, charlas… para gallegos entre 18-30 años (gratis o muy barato)”

El fracaso de emigrar…

Los padres de mi mejor amiga, después de casi quince años en tierras gallegas, vuelven a Argentina. Continúa leyendo “El fracaso de emigrar…”

Otro ingeniero buscándose la vida por Europa…

En septiembre, quedó en casa un couchsurfing de Sevilla. Era uno de esos jóvenes, que con el título bajo el brazo, se fueron de España en busca de un futuro laboral que aquí se le negaba sistemáticamente. Antonio, pasó cuatro años en Noruega. Este ingeniero mecánico empezó desde abajo, primero una pequeña estancia en Reino Unido para practicar inglés y después directo al país nórdico. Su primer empleo fue en la hostelería, todo un clásico, y fue ascendiendo. Pasados dos años, con un absoluto dominio del inglés y un buen nivel de noruego, pudo dar comienzo a su trayectoria profesional como ingeniero. Continúa leyendo “Otro ingeniero buscándose la vida por Europa…”

Au pair es precariedad. Mi opinión después de mi experiencia en Reino Unido e Italia

Hace un año me embarqué en una gran aventura, quise conocer Europa a la vez que finalizaba mis estudios universitarios. Después de meditarlo, mucho, decidí trabajar como aupair en Londres y unos meses más tarde probé suerte en Italia. Continúa leyendo “Au pair es precariedad. Mi opinión después de mi experiencia en Reino Unido e Italia”

Sulmona, Pescara y Ancona

En el tren yo me quedé dormida, Maarten me despertó cuando llegamos a Sulmona. Era ya por la noche, teníamos que encontrar rápido un lugar en el que echar la tienda de campaña. No queríamos pagar un camping, sabíamos que podíamos encontrar un descampado o algo así a las afueras del pueblo. No estábamos solos, nos teníamos el uno al otro, además de que las probabilidades de que nos pasase algo malo eran reducidas. No hay psicópatas por el mundo y con el sentido común se puede ir a cualquier lugar.

Caminamos un rato y llegamos a un pequeño río, al lado había un campo perfecto para acampar. Nos aseguramos de que no era propiedad privada, abrimos mi mochila y montamos la tienda en menos de cinco minutos. Es muy fácil de montar, está pensada para que hasta la persona más torpe del mundo sea capaz de hacerlo. Nadie nos dijo nada, desde la carretera no se nos veía y por la mañana recogimos nuestras cosas. No hicimos fuego ni dejamos basura, se trata de acampar y no de destrozar lugares. Continúa leyendo “Sulmona, Pescara y Ancona”