Día 1: Irún – Donostia (27 Km)

Escribo esta entrada después de cuatro años. Es posible que no recuerde muchos de los detalles, de hecho, veo las fotografías y en algunas casi no me reconozco. He cambiado por completo; en aquel momento no tenía ni idea de que escribiría este blog, que me patearía toda Latinoamérica, que me iría sola a Marruecos, que vería miles de vídeos en youtube sobre cómo montar una mochila, que trabajaría como aupair, que me perdería por Moldavia donde todo el mundo hablaba ruso, que terminaría la universidad a distancia, que me mudaría de casa ochenta veces…

DSCN2040.JPG
Laura con 19 años, julio del 2013. Guipuzkoa.

Es increíble lo que puede cambiar una persona y todas las cosas que ocurren en cuatro años. Laura a los 19 años, no tenía ni idea de la cantidad de miedos que perdería por el camino y lo mucho que adoraría tener una mochila a la espalda. Por aquella época, solo conocía Londres donde estudió inglés un mes (su primer viaje sola y cumplió sus 17 en un concierto de Judas Priest), las partes de España que había visitado con su familia, las excursiones del colegio y las escapadas a Portugal. Fin. Continúa leyendo “Día 1: Irún – Donostia (27 Km)”

Cecina, rincones de Italia

Queríamos escapar de las grandes ciudades y aprovechar la playa, eran nuestros últimos días en Italia. Al azar elegimos Cecina, subimos en el tren y llegamos en unas horas. Cuando bajamos, preguntamos en la taquilla de la estación por un camping o un lugar donde acampar. Nos indicó la parada de un autobús urbano, pero tendríamos que esperar una hora. Fuimos andando.

A mí me pesaba la mochila y quería probar suerte, quizás alguien nos podía llevar en coche. Me puse a hablar con un señor que tenía el coche aparcado, aunque seguía al volante. Imaginé que estaba esperando por alguien, pero por preguntar que no fuese… Intenté hablar italiano, mezclando palabras con el portugués y el español. Fue amable no, lo siguiente. Nos dijo que subiésemos y que él nos acercaba porque eran 3 kilómetros y hacía mucho calor. 

dsc_4385

Continúa leyendo “Cecina, rincones de Italia”

Todo lo que sé sobre viajes baratos. Trucos para ahorrar y viajar; si yo lo hago, cualquiera puede.

Me han hecho esta pregunta millones de veces en los últimos años. Algunos piensan que para viajar hay que tener una cuenta bancaria con cuatro cifras, pero están muy equivocados. Provengo de una familia humilde, obrera, de un pueblo de la provincia de Pontevedra. No nos caracteriza nadar entre millones, no nos falta nada ni tampoco nos sobra. La clave está en saber organizarse y tener claras las prioridades de cada uno. Para mí viajar es imprescindible y mi vicio declarado.

Todos los meses ahorro para poder viajar, montando una ruta de algunas semanas. Tampoco dispongo de todo el tiempo del mundo, hasta el momento he sido estudiante y he tenido trabajos temporales. No tengo cargas familiares, solo tengo que preocuparme por mi bienestar y tengo el privilegio de organizarme como me apetece. Normalmente viajo en verano: Latinoamérica con una mochila (gasté tanto como haber vivido en Chile: 400 euros al mes. Hoy me organizaría de otra manera y gastaría menos). Aunque también en otras épocas del año, como el pasado mes de mayo (total: 200 euros):

Continúa leyendo “Todo lo que sé sobre viajes baratos. Trucos para ahorrar y viajar; si yo lo hago, cualquiera puede.”

Au pair es precariedad. Mi opinión después de mi experiencia en Reino Unido e Italia

Hace un año me embarqué en una gran aventura, quise conocer Europa a la vez que finalizaba mis estudios universitarios. Después de meditarlo, mucho, decidí trabajar como aupair en Londres y unos meses más tarde probé suerte en Italia. Continúa leyendo “Au pair es precariedad. Mi opinión después de mi experiencia en Reino Unido e Italia”

Tivoli y Carsoli; empezaba la verdadera aventura por Italia

Como he adelantado en entradas anteriores, nos quedamos solos Maarten y yo en Roma. Andrea continuó su viaje, llegando a Barcelona a dedo para subirse al avión que la llevaría de vuelta para Argentina. Nosotros pensamos más o menos nuestro ruta, buscamos en google maps las posibilidades y en cinco minutos decidimos el camino a seguir. Dejamos el camping de Roma, montamos las mochilas (yo tardé más tiempo porque soy mucho más desordenada) y nos fuimos en metro a las afueras de la ciudad.

dsc_4157
En proceso de dejar el camping de Roma. Sí, siempre llevo golpes en las piernas.
dsc_4163
Centro de Tivoli

Continúa leyendo “Tivoli y Carsoli; empezaba la verdadera aventura por Italia”

Roma

Lo primero que hicimos Andrea y yo al bajar del autobús, fue comprar un bocadillo enorme de lomo y queso. Fueron casi cinco horas desde Pisa y no teníamos comida, estuvimos muriendo en los asientos de atrás y riéndonos de auténticas estupideces. Pasar tiempo con esta mujer significaba que después te iba a doler la barriga de reír tanto. Estábamos emocionadas, siempre quisimos ver la ciudad y comprobar si el encanto que se veía en las películas era cierto o no.

DSC_4047.JPG
Un artista callejero, Roma.

Nos subimos en un tren e intentamos llegar a un camping que encontramos en internet. Costaba 12 euros la noche, por persona. Lo cierto es que la web era rara, no parecía el precio de las parcelas sino de una especie de bungalow más cutre. Fue un caos llegar, pero al final lo conseguimos. La gente se explicaba mal, hablaban un pésimo inglés o italiano muy rápido y con gestos. El tráfico era espantoso. En resumen, el primer contacto con Roma no fue maravilloso. Cuando llegamos, pagamos y yo fui directa a la ducha. Aquel camping tenía piscina, un bar enorme, baños decentes… después de dormir cuan indigente dos días, aquello me parecía lujo. Lo irónico fue que no dormimos en mi tienda de campaña, costaba más la parcela que el bungalow. Tuvimos acceso a electricidad, wifi y una cama. La habitación era para tres, al día siguiente llegó Maarten desde Bruselas. Continúa leyendo “Roma”