Día 3-4: Zarautz – Zumaia – Deba (22 km)

En realidad tendríamos que haber llegado a Deba, pero mi tobillo no estaba para muchas fiestas. Lo que menos quería era terminar en urgencias. Me lo vendé e intenté no formarlo, no era la primera vez que me daba problemas, hoy cuando lo muevo sigue sonando como una hormigonera. No es nada grave, será que simplemente estoy mal hecha.

Getaria

dscn2082

Pasamos Getaria, donde comimos gracias a un supermercado Eroski. Quedaban pocos kilómetros y yo estaba deseando llegar a la playa para olvidarme de la mochila y mi maldito tobillo izquierdo. Llegamos pronto a Zumaia y buscamos un lugar donde dormir, no había albergues públicos y nos quedamos en un antiguo convento. Pagamos ocho euros y nos dieron una habitación para nosotros dos.  Continue reading “Día 3-4: Zarautz – Zumaia – Deba (22 km)”

Anuncios

Europa Occidental

Por todos es sabido que Europa es muy diversa, se compone de muchos países con culturas bien diferentes. Ahí está la gracia, al menos desde mi humilde punto de vista. Son necesarias pocas horas de avión para conocer otras realidades y mezclarse con personas que seguro que tienen muchas cosas que aportarte. Portugal y Alemania forman parte de Europa Occidental, aunque no parezcan de la misma familia.

Todavía estoy conociendo mi continente, me queda mucho por aprender, pero en este apartado narraré todas mis experiencias por Europa Occidental:

Si quieres leer más cosas sobre otras zonas de Europa:

Más información sobre países en los que he estado:

5 cosas erróneas que pensaba antes de ir a Marruecos

Tenía esas ideas de forma inconscientemente. Me considero una persona abierta y que acepta otras formas de pensar, pero era inevitable desconfiar o pensar que podría ser peligroso porque no sabía qué me deparaba ese país. No hay mejor remedio que viajar y experimentar en primera persona que estaba equivocada y dejar de plantearme mal las cosas. Las opiniones son subjetivas, quizás me haya quedado con una imagen sesgada y tuve mucha suerte; no pretendo abrir polémicas, solo quiero dejar mi testimonio basado en mi experiencia.

  • 1. No llevé mi cámara réflex porque me dijeron que era peligroso.

Fue un comentario muy repetido por todos, independientemente si era amigo o familiar. La imagen que se da de Marruecos en España, desgraciadamente, es que te pueden robar a la vuelta de la esquina y más si eres mujer. No hay seguridad y llevar algo de valor es una provocación. Nada más lejos de la realidad. Todas las grades ciudades, con independencia del punto geográfico en el que se encuentren, tienen buenos y malos barrios. Hay que tener sentido común siempre. No hace falta lucir una réflex las 24 horas del día y gritar a los cuatro vientos que eres turista. Tampoco llegar al extremo de no llevarla, utilicé una cámara normal pequeña y no pude sacar fotografías de tanta calidad. La próxima vez pienso llevarla conmigo, es como otra extremidad de mi cuerpo, somos un pack. No tuve ningún susto en Marruecos, de hecho Marrakech tiene mucha presencia policial en las calles porque es muy turístico. Un tópico, nadie me advirtió con la misma intensidad que Madrid podría ser peligroso y cuando vivía allí quisieron robarme cerca de Sol. Continue reading “5 cosas erróneas que pensaba antes de ir a Marruecos”

Países en los que he puesto mis pies…

Tres continentes: Europa, América del Sur y África.
20 países en total (dos Estados no reconocidos, pero con pueblo soberano). Toda la información a continuación.
 
Ser mujer y querer viajar con la mochila, no es una locura. Por supuesto que podemos viajar solas y sin un presupuesto millonario. Si yo lo hago, otras pueden.

 

 

Aljezur y Odeceixe; dormir en un Parque Natural

Continuábamos en nuestra ruta por Portugal, concretamente Mara y yo estábamos en Lagos. Teníamos pocos días, por lo que conseguir un coche haciendo autostop para que nos llevase hasta Aljezur: misión imposible, o casi. Decidimos ir a la estación de autobuses y al azar compramos un billete, no conocíamos el destino, solo que estaba más al norte: Bordeira. Nos equivocamos por completo, ahí no había nada de interés.

DSC_3785.JPG
Mara caminando por Aljezur

Continue reading “Aljezur y Odeceixe; dormir en un Parque Natural”

Portimão y Lagos; primera vez que hice autostop

Cuando planificamos el viaje: comprar un billete de avión, coger un mapa y ver más o menos los sitios que había cerca de Faro y hacer la mochila; nos propusimos hacer autostop por primera vez en nuestra vida. En Latinoamérica conocí gente que viajaba así, incluso a mí me llevaron en un coche en Merlo porque estaba lloviendo y no levanté ni mi brazo para hacer la señal: Día 7: Merlo y Villa Elena (San Luis). No hace falta ni nombrar a Laura y Juan: Acróbata en el camino y Los viajes de nena, ahora mismo están en algún lugar de África y solo viajan haciendo dedo. Desde hace años narran sus viajes en la web. Las historias de estos argentinos son siempre interesantes. Nuestra conclusión fue la siguiente: si ellos podían, nosotras también.

dsc_3759
Portimao. Para un gallego, el agua era como caldo.

Continue reading “Portimão y Lagos; primera vez que hice autostop”

Albufeira; viajar con la tienda de campaña

En cuanto salió la luz del sol, Mara y yo cogimos el primer autobús que salía desde Faro hasta Albufeira. Fue caro, tres euros y medio, el Algarve es muy turístico y sus precios nada tienen que ver con el norte de Portugal u otras zonas. La estación de autobuses de Albufeira tenía wifi, buscamos un camping donde echar la tienda y dejar nuestras cosas. En la página web solo puedes ver los precios de bungalows, no de las parcelas. Decidimos ir a: Camping Albufeira. Aunque hicimos una pequeña parada en la playa, una escena graciosa, todo el mundo llevaba la toalla a la espalda y nosotras unas mochilas.

Llegamos caminando al camping, cerca de 4 kilómetros porque estábamos fuera del pueblo. Preguntamos a varias personas y todas nos dieron indicaciones precisas.  Continue reading “Albufeira; viajar con la tienda de campaña”

Mi mejor experiencia en couchsurfing

10003785_10203458302247272_5270593536746290735_o
Cibele, mi host en Pelotas (Brasil)

No me cabe la menor duda, mi mejor experiencia en couchsurfing fue en Brasil, concretamente en la ciudad de Pelotas donde estuve en enero del 2015. Me echó una mano una chica joven, enfermera, llamada Cibele. Había llegado a la ciudad por la noche, entonces el primer día dormí en un hostel. Ella me fue a buscar por la mañana, adorable. Me enseñó toda la ciudad e intentaba hablar español, cuando en realidad solo sabía portugués.

Nos reímos muchísimo, me invitó a comer, sacamos fotos, hasta bailamos samba (yo soy torpe)… Creo que en total estuve cinco días en su casa, en principio pasaría solo dos, pero nos hicimos amigas. Me presentó a toda su familia: sus padres, su hermana y su cuñado. Aunque ahora es más numerosa porque su hermana ha tenido una hija, hemos mantenido el contacto a través de Facebook. Continue reading “Mi mejor experiencia en couchsurfing”

Mi primera experiencia usando couchsurfing

Screenshot_2016-06-19-13-23-54
Con Oliver, mi host de Puerto Montt

Como ya he dicho, mi perfil en couchsurfing lo había hecho en el año 2013, pero nunca lo había utilizado para conseguir un sofá hasta octubre del 2014. En aquel momento estaba viviendo en Chile concretamente en la Región de Valparaíso. Aproveché mi Erasmus lo máximo posible, viajé todo lo que pude, conseguí muy barato unos billetes para Puerto Montt que es una ciudad al sur de Chile (Región X).

Continue reading “Mi primera experiencia usando couchsurfing”

Mi primera experiencia como anfitriona en couchsurfing

Creo recordar que la primera vez que alojé a alguien en mi casa a través de la web de couchsurfing fue en noviembre del 2014, aunque mi perfil lo hice ya en el año 2013. Estaba contenta, alojaría a un chico de Inglaterra por unos días en mi casa de Viña del Mar (Chile). Además había convencido a mis compañeros de piso, mexicanos, y aceptaron rápidamente. Pero no todos los comienzos son maravillosos.

Fui a buscarlo a la estación de autobuses, cercana a nuestra casa. Dejó las mochila y le enseñé el sofá-cama en el que dormiría. Le enseñé toda la ciudad, había organizado todo para poder pasar tiempo juntos. No me gustaba la idea de alojar a alguien en mi casa y no disponer de nada de tiempo, ni para mantener una simple conversación. Era un poco extraño, intentaba hablar y él nunca no respondía o bien decía monosílabos. No había dificultades con el idioma, había vivido varios años en España porque fue profesor de inglés en Salamanca y otras ciudades. Continue reading “Mi primera experiencia como anfitriona en couchsurfing”