´´Es más importante tu talla de sujetador que lo que escribes´´

En más de una ocasión he pensado dejar de escribir y cerrar el blog. Me encantan todos los cambios de la página, la madurez que estoy adquiriendo a la hora de redactar, me hace ilusión publicar novedades… pero siempre hay dos cosas que hacen que me pregunte si debo darle a enter: vergüenza por hacer pública mi opinión y los comentarios machistas que recibo. 

Al principio, mi blog era insípido. Un montón de información desordenada y ni siquiera yo tenía claro cuál era la razón por la que escribía. Con el tiempo, fui perdiendo la vergüenza y los miedos, plasmando mi opinión y narrando historias en primera persona. Sin querer violar mi intimidad, distinguiendo lo privado de lo público. No quería pecar de egocentrismo o prepotencia. No soy ejemplo de nada, ni lo pretendo. Y sí, Laura y Sen Enderezo no son perfectAs.

13227670_10206422522870935_95738704267315533_o
Braga, Portugal

Sigue leyendo “´´Es más importante tu talla de sujetador que lo que escribes´´”

Día 5: Noja – Santander (35 km)

Cuando despertamos en Noja (Cantabria) y abrimos la ventana, vimos que estaba lloviendo muchísimo. Descartamos por completo llegar andando a Santander, donde nos esperaba un host de couchsurfing que tenía nuestra misma edad. Recogimos nuestras cosas, desayunamos las provisiones que teníamos, pusimos los chubasqueros y empezamos a caminar hacia el centro del pueblo para mirar dónde estaba la parada del autobús.

17015735_10208679603056529_547711363315167961_o
Modo peregrinas…

Sigue leyendo “Día 5: Noja – Santander (35 km)”

Día 4: Santoña – Noja (14 km)

La ruta por Catabria continuaba. Los pies ya dolían de todos los kilómetros hechos los días anteriores, pero por suerte el buen tiempo nos acompañaba. Salimos de Santoña siguiendo un carril bici, por el que paseaban personas de diferentes edades y gente que quería hacer deporte lejos de la sala de un gimnasio.

DSC_4892
Camino a Noja, Cantabria

Sigue leyendo “Día 4: Santoña – Noja (14 km)”

Día 3: Castro Urdiales – Laredo – Santoña (30 km)

Desayunamos en Castro Urdiales con el chico madrileño que conocimos el día anterior. Continuaron las anécdotas y las risas, no todos los días se conoce a un loco que hace el Camino de Santiago desde Países Bajos con una bicicleta del Decathlon, después de escuchar algunas de sus historias lo cierto es que me dio ganas de hacer lo mismo. Quizás pronto me anime, no lo descarto.

DSC_4867
Laredo

Sigue leyendo “Día 3: Castro Urdiales – Laredo – Santoña (30 km)”

Día 2: Portugalete – Castro Urdiales (35 km)

Dormimos en un hostel en Portugalete, pagamos 12 euros. El dueño era muy simpático y siempre estaba gastando bromas. Tuvimos todo el albergue para nosotras, a nadie se le ocurría hacer el Camino de Santiago en el mes de febrero. En el pueblo había ambiente de Carnaval, niños y adultos iban disfrazados pero Mara y yo no teníamos mucha gana de fiesta. Estábamos muy cansadas de la primera jornada del camino. Por la mañana, cuando estábamos desayunando, nos dimos cuenta de que no estábamos solas y en la otra habitación estaban unos madrileños. Ni idea de cuándo llegaron.

DSC_4820
Portugalete

Sigue leyendo “Día 2: Portugalete – Castro Urdiales (35 km)”

Día 3-4: Zarautz – Zumaia – Deba (22 km)

En realidad tendríamos que haber llegado a Deba, pero mi tobillo no estaba para muchas fiestas. Lo que menos quería era terminar en urgencias. Me lo vendé e intenté no formarlo, no era la primera vez que me daba problemas, hoy cuando lo muevo sigue sonando como una hormigonera. No es nada grave, será que simplemente estoy mal hecha.

Getaria

dscn2082

Pasamos Getaria, donde comimos gracias a un supermercado Eroski. Quedaban pocos kilómetros y yo estaba deseando llegar a la playa para olvidarme de la mochila y mi maldito tobillo izquierdo. Llegamos pronto a Zumaia y buscamos un lugar donde dormir, no había albergues públicos y nos quedamos en un antiguo convento. Pagamos ocho euros y nos dieron una habitación para nosotros dos.  Sigue leyendo “Día 3-4: Zarautz – Zumaia – Deba (22 km)”

Siete pecados capitales

No, no hablaré de catequismo. Prefiero otros temas de conversación. Se cumplieron dos años de mi gran viaje como mochilera por Latinoamérica: Latinoamérica con una mochila. Y he decidido terminar el 2016 confesando mis ´´siete pecados capitales´´:

  • 1. No haberme rebelado antes. Querida Laura de hace dos años: deja de romperte la cabeza con tonterías. No te ahogues en un vaso de agua, respira hondo y si no te gusta algo: cámbialo. Me arrepiento de haberle dado tantas vueltas a mi viaje, dudaba porque temía por mi seguridad y no sabía ni por dónde empezar. Leí artículos en internet y no me convencían nada. Había los dos polos: las mujeres que viajan solas se empoderan y aprenden millones de cosas vs es una misión suicida. Perdí mucho tiempo por no ignorar a terceras personas y centrarme en qué quería hacer yo. 

 

Sigue leyendo “Siete pecados capitales”