Día 3: Castro Urdiales – Laredo – Santoña (30 km)

Desayunamos en Castro Urdiales con el chico madrileño que conocimos el día anterior. Continuaron las anécdotas y las risas, no todos los días se conoce a un loco que hace el Camino de Santiago desde Países Bajos con una bicicleta del Decathlon, después de escuchar algunas de sus historias lo cierto es que me dio ganas de hacer lo mismo. Quizás pronto me anime, no lo descarto.

DSC_4867
Laredo

Sigue leyendo “Día 3: Castro Urdiales – Laredo – Santoña (30 km)”

Día 1: Bilbao – Portugalete (20 km)

La idea de irnos a Euskadi fue completamente improvisada. Queríamos viajar después de los exámenes, pasar unos días fuera de Santiago y olvidarnos de los libros. Miramos varias páginas web: Ryanair, Renfe, Blablacar… hasta que al final compramos unos billetes de autobús, con la compañía Alsa, y nos fuimos a Bilbao por doce euros. Yo ya conocía Euskadi, hacía ya cuatro años, pero me quedaron ganas de volver. Si quieres echarle un ojo a dicho viaje (Irún – Bilbao): Camino del Norte.

Nuestro presupuesto, como siempre, era reducido. Buscamos en couchsurfing a alguien que nos alojase, era una forma también de conocer mejor las ciudades de Bilbao y Santander. Sin embargo, no tuvimos suerte. Eran los días festivos de Carnavales y todo el mundo tenía planes, además éramos dos personas y entiendo perfectamente que es más complicado. Necesitábamos un plan B, no podíamos pagar cinco días de hostels convencionales y más cuando no aparecían opciones económicas en la web. Todo lo que vimos, no bajaba de los 20 euros la noche. Imposible.

IMG_20170225_101918
Bilbao

Sigue leyendo “Día 1: Bilbao – Portugalete (20 km)”

Volterra, Siena y Grosseto

Eran nuestros últimos días en Italia y queríamos aprovecharlos al máximo. Después de nuestra parada de dos días en Cecina: Cecina, rincones de Italia, nos fuimos en autobús hasta Volterra. Dicho pueblo se ha hecho famoso por ser uno de los más bonitos de la Toscana y han rodado varias películas, entre ellas, Crepúsculo. Dicho dato nos traía sin cuidado, ni a Maarten ni a mí nos gustaba ese tipo de cine. Nos imaginamos que estaría lleno de gente y así fue, lo que se espera en el mes de agosto.

DSC_4422.JPG
Toscana

Nosotros no fuimos con ningún tour, cogimos un autobús convencional que atravesó toda la Toscana. A través de las ventanillas podíamos ver las colinas de color verde con tonos marrones y una gran extensión de tierra donde no se veía ni una sola casa. Me encantaban las vistas. Sigue leyendo “Volterra, Siena y Grosseto”

Verona y Lazise: lugares que sorprenden

Verona es la ciudad de Romeo y Julieta. Sin duda, uno de los lugares más bonitos que he visto de Italia. Por supuesto que es famosa, pero Roma le quita mucho protagonismo y muchos viajeros pasan por el país sin acercarse al norte. Nosotros, Maarten y yo, llegamos por la tarde. Fueron muchas horas de tren con una parada técnica en Bolonia. Teníamos que situarnos y pensar dónde dormir esa noche, la idea era no pagar. La estación no estaba cerca del centro, tendríamos que andar o bien coger un autobús urbano. En uno de los paneles con información turística, había un mapa de la zona. Cerca de Verona estaba el Lago de Garda. 

dsc_4298
Verona
dsc_4276
Lago de Garda, Lazise

Sigue leyendo “Verona y Lazise: lugares que sorprenden”

San Marino, imprescindible.

Otro nuevo día en el país de la bota. Después de dormir en la playa de Ancona, gracias a una joven italiana que nos llevó en coche y nos señaló el mejor lugar para acampar gratis, fuimos en tren hasta Rímini. Yo ya había visto la ciudad, en el mes de mayo, cuando fui a visitar a un amigo de la universidad que estaba de Erasmus en la Universidad de Bolonia. Pasé con él unos días antes de mi viaje a Europa del Este: dale al enlace si quieres saber más Europa del Este.

DSCN3118
Rímini, mayo del 2016

Sigue leyendo “San Marino, imprescindible.”

Sulmona, Pescara y Ancona

En el tren yo me quedé dormida, Maarten me despertó cuando llegamos a Sulmona. Era ya por la noche, teníamos que encontrar rápido un lugar en el que echar la tienda de campaña. No queríamos pagar un camping, sabíamos que podíamos encontrar un descampado o algo así a las afueras del pueblo. No estábamos solos, nos teníamos el uno al otro, además de que las probabilidades de que nos pasase algo malo eran reducidas. No hay psicópatas por el mundo y con el sentido común se puede ir a cualquier lugar.

Caminamos un rato y llegamos a un pequeño río, al lado había un campo perfecto para acampar. Nos aseguramos de que no era propiedad privada, abrimos mi mochila y montamos la tienda en menos de cinco minutos. Es muy fácil de montar, está pensada para que hasta la persona más torpe del mundo sea capaz de hacerlo. Nadie nos dijo nada, desde la carretera no se nos veía y por la mañana recogimos nuestras cosas. No hicimos fuego ni dejamos basura, se trata de acampar y no de destrozar lugares. Sigue leyendo “Sulmona, Pescara y Ancona”

Tivoli y Carsoli; empezaba la verdadera aventura por Italia

Como he adelantado en entradas anteriores, nos quedamos solos Maarten y yo en Roma. Andrea continuó su viaje, llegando a Barcelona a dedo para subirse al avión que la llevaría de vuelta para Argentina. Nosotros pensamos más o menos nuestro ruta, buscamos en google maps las posibilidades y en cinco minutos decidimos el camino a seguir. Dejamos el camping de Roma, montamos las mochilas (yo tardé más tiempo porque soy mucho más desordenada) y nos fuimos en metro a las afueras de la ciudad.

dsc_4157
En proceso de dejar el camping de Roma. Sí, siempre llevo golpes en las piernas.
dsc_4163
Centro de Tivoli

Sigue leyendo “Tivoli y Carsoli; empezaba la verdadera aventura por Italia”