El Vaticano

Creo que es el país más pequeño en el que he estado, es solo una plaza y los edificios de valor incalculable que la rodean. Ninguno de nosotros es católico, pero eso no le quita belleza ni valor a aquel lugar. Estábamos en medio de la ciudad de Roma, decidimos coger el metro y visitar El Vaticano. Andrea en unas horas se tenía que marchar.

dsc_4138dsc_4151

Continúa leyendo “El Vaticano”

Anuncios

Roma

Lo primero que hicimos Andrea y yo al bajar del autobús, fue comprar un bocadillo enorme de lomo y queso. Fueron casi cinco horas desde Pisa y no teníamos comida, estuvimos muriendo en los asientos de atrás y riéndonos de auténticas estupideces. Pasar tiempo con esta mujer significaba que después te iba a doler la barriga de reír tanto. Estábamos emocionadas, siempre quisimos ver la ciudad y comprobar si el encanto que se veía en las películas era cierto o no.

DSC_4047.JPG
Un artista callejero, Roma.

Nos subimos en un tren e intentamos llegar a un camping que encontramos en internet. Costaba 12 euros la noche, por persona. Lo cierto es que la web era rara, no parecía el precio de las parcelas sino de una especie de bungalow más cutre. Fue un caos llegar, pero al final lo conseguimos. La gente se explicaba mal, hablaban un pésimo inglés o italiano muy rápido y con gestos. El tráfico era espantoso. En resumen, el primer contacto con Roma no fue maravilloso. Cuando llegamos, pagamos y yo fui directa a la ducha. Aquel camping tenía piscina, un bar enorme, baños decentes… después de dormir cuan indigente dos días, aquello me parecía lujo. Lo irónico fue que no dormimos en mi tienda de campaña, costaba más la parcela que el bungalow. Tuvimos acceso a electricidad, wifi y una cama. La habitación era para tres, al día siguiente llegó Maarten desde Bruselas. Continúa leyendo “Roma”

Pisa. Mi llegada a Italia.

No era la primera vez que estaba en Italia, en abril estuve trabajando como aupair en el norte. En realidad, muy cerca de Francia y en medio de un ambiente que no se parecía en nada a lo que había imaginado que sería Italia, el Piamonte es peculiar y es diferente a las típicas películas en las que una pareja conduce una Vespa por Roma. Después de mi experiencia ´´no perfecta´´ como aupair: Mi experiencia como aupair en Italia, decidí invertir mi modesto sueldo en lo que me hace verdaderamente feliz: viajar. Abrí la página web de Ryanair y compré los billetes más baratos:

No tenía pensado volver a Italia, o al menos tan pronto, pero en el mes de junio conocí a un par de belgas: Tim y Maarten, a través de couchsurfing. Quedaron en mi casa de Galicia, en un pueblo a pocos kilómetros de Santiago de Compostela. Nos hicimos buenos amigos, en muy poco tiempo y Maarten y yo decidimos irnos de viaje en agosto. Trabajamos, juntamos algo de dinero, me apliqué con el inglés, armamos las mochilas y nos fuimos. Al principio pensamos en viajar a Croacia, pero las conexiones aéreas entre Bélgica, España y este país son pésimas. Descartamos la idea y al final Ryanair hizo posible que nos fuésemos a Italia. Continúa leyendo “Pisa. Mi llegada a Italia.”

Tres semanas mochileando por Italia (agosto 2016)

El verano del 2016 estuvo lleno de viajes: Julio: Portugal; viajar con una de tus mejores amigas. Una de mis mejores amigas y yo nos fuimos al sur de Portugal, con poco dinero y muchas ganas de juntar anécdotas dignas de ser recordadas. Agosto: Conociendo el país de la bota, Italia. En esta ocasión viajé con un amigo belga, a quien por cierto conocí gracias a couchsurfing: Couchsurfing en Galicia. Hospedando … Continúa leyendo Tres semanas mochileando por Italia (agosto 2016)

Día 7: Merlo y Villa Elena (San Luis)

96517-dsc_0124
Villa Elena, San Luis (Argentina)

El 26 de diciembre nos despertamos a las seis de la mañana para tomar un colectivo a la zona de la sierra. Tenía tanto sueño que hasta me quedé dormida encima de la mesa del salón sobre una bolsa de ropa, os podéis imaginar la escena. Por suerte pude dormir las tres horas de trayecto hasta Merlo. Comimos unas milanesas y dos empanadas en un restaurante barato, me invitó Yasín. Entre el empacho y lo que tuvimos que esperar a que nos sirviesen perdimos el colectivo que nos llevaba hasta el cerro que subiríamos. Tocaba caminar bajo un cielo totalmente nublado, efectivamente nos pilló la tormenta. Mejor tomarlo como otra anécdota del viaje. Continúa leyendo “Día 7: Merlo y Villa Elena (San Luis)”