¿Qué opino sobre blablacar, AirBnb y Uber?

Intentaré que este artículo no termine siendo un discurso académico o político. Sin abstracciones. Las economías colaborativas nacieron con el objetivo de hacer más sencilla la vida de la gente y obtener un plus a final de mes. O eso fue lo que nos dijeron. De ningún modo el fin es el lucro, es decir, montar un negocio que aporte tanto dinero como un sueldo o más. Se trata de ver que hay alternativas más allá del dinero. Vamos a hablar de ejemplos concretos, evidentemente, desde mi punto de vista y mi argumentación:

– Blablacar:

blablacar Continue reading “¿Qué opino sobre blablacar, AirBnb y Uber?”

Anuncios

Historias couch. Suiza y Alemania en Compostela

Cuando viajo utilizo mucho couchsurfing, es una forma de conocer las ciudades que visito desde los ojos de un autóctono. No quedarme únicamente con los lugares turísticos y después recordar una imagen ficticia. Me gusta comer lo que comen ellos, hablar como hablan ellos, pasear por donde pasean ellos… Y cuando yo no puedo pasear mi mochila, me encanta aceptar gente en mi casa y que me cuenten sus historias viajeras. Sí, que me den un poco de envidia sana. Continue reading “Historias couch. Suiza y Alemania en Compostela”

Día 5: Deba – Bilbao (70 km)

Como he explicado, decidimos ir en tren hasta Bilbao por culpa de mi tobillo. Todo Euskadi está bien conectado, hay trenes con frecuencia y ofrecen un gran servicio. Después de cuatro años, no recuerdo cuánto pagué y seguramente habrá subido el precio, pero seguro que no tuve que vender el riñón para llegar a Bilbao. Nos levantamos temprano y salimos del albergue de Zumaia, andando, y allí cogimos el tren hasta Bilbao.

DSCN2174.JPG
Bilbao, julio del 2013

Continue reading “Día 5: Deba – Bilbao (70 km)”

Día 3-4: Zarautz – Zumaia – Deba (22 km)

En realidad tendríamos que haber llegado a Deba, pero mi tobillo no estaba para muchas fiestas. Lo que menos quería era terminar en urgencias. Me lo vendé e intenté no formarlo, no era la primera vez que me daba problemas, hoy cuando lo muevo sigue sonando como una hormigonera. No es nada grave, será que simplemente estoy mal hecha.

Getaria

dscn2082

Pasamos Getaria, donde comimos gracias a un supermercado Eroski. Quedaban pocos kilómetros y yo estaba deseando llegar a la playa para olvidarme de la mochila y mi maldito tobillo izquierdo. Llegamos pronto a Zumaia y buscamos un lugar donde dormir, no había albergues públicos y nos quedamos en un antiguo convento. Pagamos ocho euros y nos dieron una habitación para nosotros dos.  Continue reading “Día 3-4: Zarautz – Zumaia – Deba (22 km)”

Verona y Lazise: lugares que sorprenden

Verona es la ciudad de Romeo y Julieta. Sin duda, uno de los lugares más bonitos que he visto de Italia. Por supuesto que es famosa, pero Roma le quita mucho protagonismo y muchos viajeros pasan por el país sin acercarse al norte. Nosotros, Maarten y yo, llegamos por la tarde. Fueron muchas horas de tren con una parada técnica en Bolonia. Teníamos que situarnos y pensar dónde dormir esa noche, la idea era no pagar. La estación no estaba cerca del centro, tendríamos que andar o bien coger un autobús urbano. En uno de los paneles con información turística, había un mapa de la zona. Cerca de Verona estaba el Lago de Garda. 

dsc_4298
Verona
dsc_4276
Lago de Garda, Lazise

Continue reading “Verona y Lazise: lugares que sorprenden”

San Marino, imprescindible.

Otro nuevo día en el país de la bota. Después de dormir en la playa de Ancona, gracias a una joven italiana que nos llevó en coche y nos señaló el mejor lugar para acampar gratis, fuimos en tren hasta Rímini. Yo ya había visto la ciudad, en el mes de mayo, cuando fui a visitar a un amigo de la universidad que estaba de Erasmus en la Universidad de Bolonia. Pasé con él unos días antes de mi viaje a Europa del Este: dale al enlace si quieres saber más Europa del Este.

DSCN3118
Rímini, mayo del 2016

Continue reading “San Marino, imprescindible.”

Trabajar como aupair: sinónimo de precariedad. Mi opinión después de mi experiencia en Reino Unido e Italia.

Hace un año me embarqué en una gran aventura, quise conocer Europa a la vez que finalizaba mis estudios universitarios. Después de meditarlo, mucho, decidí trabajar como aupair en Londres y unos meses más tarde probé suerte en Italia. Puedes leer mis experiencias en: Au pair en Londres y Mi experiencia como aupair en Italia. Google me proporcionó toda la información que necesitaba, o eso creía. Leí diferentes blogs y todos hablaban de la gran oportunidad que suponía el mundo aupair. Me encandilaron con sus buenas palabras y me encantó la idea de practicar un idioma, de la forma más natural posible: metiéndome en otra cultura y tener que comunicarme en esa lengua las 24 horas del día. Lo admito, idealicé el concepto de aupair.

A los 21 años, se quieren hacer muchas cosas y nuestra falta de experiencia puede hacer que nos llevemos un buen batacazo. Sin embargo, creo que el único fracaso es no intentar algo que anhelas. En mi blog intento ser fiel a lo que pienso, contar mis experiencias tal cual fueron vividas. Desde luego, tal vez hable mi opinión sesgada fruto de una pésima suerte, pero jamás volvería a trabajar como aupair. No dudo del testimonio de otras personas, en su mayoría mujeres; pero a raíz de mi experiencia como aupair, sólo puedo concluir que viví en primera persona la precariedad que otras compatriotas sufren a diario en Europa. Continue reading “Trabajar como aupair: sinónimo de precariedad. Mi opinión después de mi experiencia en Reino Unido e Italia.”

Tres semanas mochileando por Italia (agosto 2016)

El verano del 2016 estuvo lleno de viajes:

Julio: Portugal; viajar con una de tus mejores amigas. Una de mis mejores amigas y yo nos fuimos al sur de Portugal, con poco dinero y muchas ganas de juntar anécdotas dignas de ser recordadas.

Agosto: Conociendo el país de la bota, Italia. En esta ocasión viajé con un amigo belga, a quien por cierto conocí gracias a couchsurfing: Couchsurfing en Galicia. Hospedando a unos belgas. Los dos queríamos viajar, al principio decidimos ir a Croacia y después cambiamos de opción. Por supuesto, volamos con Ryanair, un presupuesto reducido y una tienda de campaña.

Es decir, en julio y agosto casi no pisé mi casa. A continuación mostraré mi ruta por Italia. En total fueron tres semanas, estuvimos en grandes ciudades y en pueblos que no aparecen en las guías turísticas:

Si quieres saber más cosas sobre mi paso por Italia, te dejo un enlace: Conociendo el país de la bota, Italia.

Argentina

La patria del tango, el asado y el buen vino, el acento más irresistible del mundo (lo siento, es un hecho)… y la casa de muchos gallegos que hicieron las maletas el siglo pasado, entre ellos mi bisabuelo huyendo del hambre y por tener conciencia política. Argentina se conoce como la quinta provincia de Galicia, compartió su pan con muchas familias gallegas que no tenían absolutamente nada, solo miedo a una guerra y ganas de salir adelante a base de trabajo.

Desde niña había querido visitar este país; escuché millones de anécdotas sobre la época en la que mi bisabuelo vivió en Buenos Aires y un pequeño pueblo llamado Chacabuco (hoy tengo familia por ahí), la literatura gallega está marcada por la emigración y Balbino se quedaba solo en la aldea porque Lalo se fue para Argentina (Memorias dun neno labrego), en mi clase había argentinos que eran nietos de gallegos retornados… Y sí, en mi generación Rebelde Way dio muy fuerte y todas las preadolescentes vimos esa serie.

Elegir mi Erasmus fue una difícil decisión: Chile, México o Argentina. Al final me decanté por Chile, por diversas razones, pero iba con la idea de conocer Argentina aunque solo fuese de viaje. La primera vez que puse mis pies en el país fue en septiembre del 2014, la gran aventura de diciembre del mismo año cuando lo dejé todo y me fui con la mochila por Latinoamérica, un viaje en abril del 2015 al sur: Bariloche y una escapada a Mendoza en junio del 2015. Y desde luego que quiero volver; un sueño que todavía tengo que cumplir es ir desde Ushuaia hasta México con solo un billete de ida. Quizás en esa ocasión encuentre a alguien con una idea tan descabellada como la mía, si no aparece nadie me volveré a ir sola.  Nada impedirá seguir viajando y si algo aprendí en Latinoamérica es que disfruto de mi compañía y al estar sola he conocido a muchísima más gente en la ruta. Ser mujer no debería ser jamás una razón para no viajar como mochilero.

Pasado Los Andes, Mendoza:

  • Conociendo Mendoza

Ruta del verano por Argentina:

Escapada al sur en el mes de abril 2015:

  • Bariloche y la ruta de los siete lagos