´´Es más importante tu talla de sujetador que lo que escribes´´

En más de una ocasión he pensado dejar de escribir y cerrar el blog. Me encantan todos los cambios de la página, la madurez que estoy adquiriendo a la hora de redactar, me hace ilusión publicar novedades… pero siempre hay dos cosas que hacen que me pregunte si debo darle a enter: vergüenza por hacer pública mi opinión y los comentarios machistas que recibo. 

Al principio, mi blog era insípido. Un montón de información desordenada y ni siquiera yo tenía claro cuál era la razón por la que escribía. Con el tiempo, fui perdiendo la vergüenza y los miedos, plasmando mi opinión y narrando historias en primera persona. Sin querer violar mi intimidad, distinguiendo lo privado de lo público. No quería pecar de egocentrismo o prepotencia. No soy ejemplo de nada, ni lo pretendo. Y sí, Laura y Sen Enderezo no son perfectAs.

13227670_10206422522870935_95738704267315533_o
Braga, Portugal

Sigue leyendo “´´Es más importante tu talla de sujetador que lo que escribes´´”

Día 5: Noja – Santander (35 km)

Cuando despertamos en Noja (Cantabria) y abrimos la ventana, vimos que estaba lloviendo muchísimo. Descartamos por completo llegar andando a Santander, donde nos esperaba un host de couchsurfing que tenía nuestra misma edad. Recogimos nuestras cosas, desayunamos las provisiones que teníamos, pusimos los chubasqueros y empezamos a caminar hacia el centro del pueblo para mirar dónde estaba la parada del autobús.

17015735_10208679603056529_547711363315167961_o
Modo peregrinas…

Sigue leyendo “Día 5: Noja – Santander (35 km)”

Día 4: Santoña – Noja (14 km)

La ruta por Catabria continuaba. Los pies ya dolían de todos los kilómetros hechos los días anteriores, pero por suerte el buen tiempo nos acompañaba. Salimos de Santoña siguiendo un carril bici, por el que paseaban personas de diferentes edades y gente que quería hacer deporte lejos de la sala de un gimnasio.

DSC_4892
Camino a Noja, Cantabria

Sigue leyendo “Día 4: Santoña – Noja (14 km)”

Día 1: Bilbao – Portugalete (20 km)

La idea de irnos a Euskadi fue completamente improvisada. Queríamos viajar después de los exámenes, pasar unos días fuera de Santiago y olvidarnos de los libros. Miramos varias páginas web: Ryanair, Renfe, Blablacar… hasta que al final compramos unos billetes de autobús, con la compañía Alsa, y nos fuimos a Bilbao por doce euros. Yo ya conocía Euskadi, hacía ya cuatro años, pero me quedaron ganas de volver. Si quieres echarle un ojo a dicho viaje (Irún – Bilbao): Camino del Norte.

Nuestro presupuesto, como siempre, era reducido. Buscamos en couchsurfing a alguien que nos alojase, era una forma también de conocer mejor las ciudades de Bilbao y Santander. Sin embargo, no tuvimos suerte. Eran los días festivos de Carnavales y todo el mundo tenía planes, además éramos dos personas y entiendo perfectamente que es más complicado. Necesitábamos un plan B, no podíamos pagar cinco días de hostels convencionales y más cuando no aparecían opciones económicas en la web. Todo lo que vimos, no bajaba de los 20 euros la noche. Imposible.

IMG_20170225_101918
Bilbao

Sigue leyendo “Día 1: Bilbao – Portugalete (20 km)”

Día 3-4: Zarautz – Zumaia – Deba (22 km)

En realidad tendríamos que haber llegado a Deba, pero mi tobillo no estaba para muchas fiestas. Lo que menos quería era terminar en urgencias. Me lo vendé e intenté no formarlo, no era la primera vez que me daba problemas, hoy cuando lo muevo sigue sonando como una hormigonera. No es nada grave, será que simplemente estoy mal hecha.

Getaria

dscn2082

Pasamos Getaria, donde comimos gracias a un supermercado Eroski. Quedaban pocos kilómetros y yo estaba deseando llegar a la playa para olvidarme de la mochila y mi maldito tobillo izquierdo. Llegamos pronto a Zumaia y buscamos un lugar donde dormir, no había albergues públicos y nos quedamos en un antiguo convento. Pagamos ocho euros y nos dieron una habitación para nosotros dos.  Sigue leyendo “Día 3-4: Zarautz – Zumaia – Deba (22 km)”

Viajo sola, no pido a gritos que me violen

He perdido la cuenta. No recuerdo la cantidad de veces que me han dicho que si salía a la ruta: ´´Laura, estás pidiendo que te violen´´. Sí, así de claro. Siempre nos dicen que los peligros están fuera de casa o lejos de tu zona de confort, imagino que es una mezcla entre: miedo a lo desconocido y vomitar los mensajes que vemos en la televisión, las escuelas o las lecciones que nos inculcaron nuestros padres. Todas recordaremos el clásico: ´´no aceptes caramelos de desconocidos´´. Sin embargo, pocos (ninguno) son los mecanismos reales que una niña tiene para defenderse de los abusos que ocurren de puertas para dentro.

Lo dicen las estadísticas, no yo. La mayoría de las violaciones, abuso me parece una palabra demasiado simpática para tratar este serio asunto, ocurren en el núcleo familiar o el círculo más cercano. Una de cada tres mujeres, ha sido violada. Y lo que me sorprende, con escándalo y absoluto asco, es esta cifra si la mayoría de las violaciones no son denunciadas. En España y cualquier sociedad, incluso los clanes más tradicionales, hay el puñetero tabú del incesto. Lo que nadie quiere nombrar, lo que no tiene nombre y lo más inhumano que se me puede ocurrir.  Sigue leyendo “Viajo sola, no pido a gritos que me violen”

Verona y Lazise: lugares que sorprenden

Verona es la ciudad de Romeo y Julieta. Sin duda, uno de los lugares más bonitos que he visto de Italia. Por supuesto que es famosa, pero Roma le quita mucho protagonismo y muchos viajeros pasan por el país sin acercarse al norte. Nosotros, Maarten y yo, llegamos por la tarde. Fueron muchas horas de tren con una parada técnica en Bolonia. Teníamos que situarnos y pensar dónde dormir esa noche, la idea era no pagar. La estación no estaba cerca del centro, tendríamos que andar o bien coger un autobús urbano. En uno de los paneles con información turística, había un mapa de la zona. Cerca de Verona estaba el Lago de Garda. 

dsc_4298
Verona
dsc_4276
Lago de Garda, Lazise

Sigue leyendo “Verona y Lazise: lugares que sorprenden”