¿Cuántas veces me han hospedado en couchsurfing?

He intentado hacer la cuenta y lo cierto es que he viajado mucho gracias a couchsurfing. Tres años, once países y dos continentes. Esta web me ha brindado la oportunidad de compartir tiempo con personas que probablemente no hubiese conocido de otro modo. Y sí, el patriarcado está presente. La mayoría de personas que me han alojado, son hombres. A nosotras nos dicen desde pequeñas que no podemos salir solas a la calle y viajar sin compañía, es pedir a gritos que nos maten. Claro, muy lógico (sarcasmo on), victimizar a las mujeres que intentan sobrevivir en esta sociedad desigual. ¿No será mejor enseñar a los hombres que sean eso, hombres?

Lo que digo siempre: podemos viajar solas, hay que dar ese paso y demostrar en qué hay que centrarse. Queremos ser libres y no valientes. Intentemos cambiar las cosas, incluso en el mundo del couchsurfing. Viajamos solas porque nos da la gana, punto. La gente sigue diciendo que estoy loca, que aceptar quedar en la casa de un desconocido es una temeridad. Al igual que abrirle las puertas de mi piso a vete tú a saber quién. Seguro que es un ladrón, te viola o te ahoga con la almohada mientras duermes. Otra vez lo mismo: la mujer tiene la culpa de cuanta desgracia pueda pasarle. ¡Basta!

No me lío más. Aquí dejo mi lista de personas que me han apadrinado en su casa.

Continue reading “¿Cuántas veces me han hospedado en couchsurfing?”

Anuncios

Las mujeres (NO) somos DE…

Mi profesora de portugués es brasileña. Un día nos contaba lo caótico que resultaba realizar cualquier trámite burocrático en nuestro país. Tenía problemas con algo tan elemental como sus apellidos, porque su primer apellido corresponde al de su madre; es decir, en Brasil se sigue un orden matrilineal. Lxs hijxs heredan en primer lugar el apellido de la madre y no el del padre como ocurre en muchos países.

Maravillo, ¡el progreso ha llegado! Fue lo que pensé en ese momento, aunque rápidamente cambié de opinión, jamás utilizan el primer apellido para designar a alguien. No importa el orden, si automáticamente se utiliza el nombre que ha sido heredado del padre, o lo que es lo mismo, se mantiene el orden patrilineal. Otra vez más, queda en evidencia que hablar de igualdad de género en los papeles, no implica que sea un hecho en la vida real. Alguno se habrá puesto nervioso, pero tranquilos, en la mayoría de los países sigue siendo prioritario el apellido paterno. El patriarcado funciona, todavía.

dsc_2821
Porto, Portugal

Continue reading “Las mujeres (NO) somos DE…”

Voldemort existe. Lo que no debe ser nombrado: la regla.

Una exclusiva que no lo es: las mujeres pagamos más impuestos que los hombres. Sí, no importa el país del que hablemos, muchos de los productos de primera necesidad tienen un elevado IVA. Hablo de lo que una mujer necesita una vez al mes, durante 3-7 días, desde los 13 a los 50 años (aproximadamente). ¿Cuándo los gobiernos se van a dar cuenta de que media población mundial menstrúa? Las compresas (toallas higiénicas en Latinoamérica) y tampones son un bien de primera necesidad, no un lujo. 

grafico-tampax.jpg
Hablemos de IVA

IVA de las compresas/toallas higiénicas:

España: 10% de IVA

Colombia: 16% y se quiere subir a un 19%

Francia: 5,5%

Canadá: 0%

Continue reading “Voldemort existe. Lo que no debe ser nombrado: la regla.”

Siete pecados capitales

No, no hablaré de catequismo. Prefiero otros temas de conversación. Se cumplieron dos años de mi gran viaje como mochilera por Latinoamérica: Latinoamérica con una mochila. Y he decidido terminar el 2016 confesando mis ´´siete pecados capitales´´:

  • 1. No haberme rebelado antes. Querida Laura de hace dos años: deja de romperte la cabeza con tonterías. No te ahogues en un vaso de agua, respira hondo y si no te gusta algo: cámbialo. Me arrepiento de haberle dado tantas vueltas a mi viaje, dudaba porque temía por mi seguridad y no sabía ni por dónde empezar. Leí artículos en internet y no me convencían nada. Había los dos polos: las mujeres que viajan solas se empoderan y aprenden millones de cosas vs es una misión suicida. Perdí mucho tiempo por no ignorar a terceras personas y centrarme en qué quería hacer yo. 

 

Continue reading “Siete pecados capitales”

Países en los que he puesto mis pies…

Tres continentes: Europa, América del Sur y África.
20 países en total (dos Estados no reconocidos, pero con pueblo soberano). Toda la información a continuación.
 
Ser mujer y querer viajar con la mochila, no es una locura. Por supuesto que podemos viajar solas y sin un presupuesto millonario. Si yo lo hago, otras pueden.

 

 

Mi mejor experiencia en couchsurfing

10003785_10203458302247272_5270593536746290735_o
Cibele, mi host en Pelotas (Brasil)

No me cabe la menor duda, mi mejor experiencia en couchsurfing fue en Brasil, concretamente en la ciudad de Pelotas donde estuve en enero del 2015. Me echó una mano una chica joven, enfermera, llamada Cibele. Había llegado a la ciudad por la noche, entonces el primer día dormí en un hostel. Ella me fue a buscar por la mañana, adorable. Me enseñó toda la ciudad e intentaba hablar español, cuando en realidad solo sabía portugués.

Nos reímos muchísimo, me invitó a comer, sacamos fotos, hasta bailamos samba (yo soy torpe)… Creo que en total estuve cinco días en su casa, en principio pasaría solo dos, pero nos hicimos amigas. Me presentó a toda su familia: sus padres, su hermana y su cuñado. Aunque ahora es más numerosa porque su hermana ha tenido una hija, hemos mantenido el contacto a través de Facebook. Continue reading “Mi mejor experiencia en couchsurfing”

Braga; la primera vez que Mara usó couchsurfing

Aprovechando la Semana Santa, hice una escapada a Portugal con una de mis mejores amigas, Mara. Nuestro plan estaba claro: viajar con poco dinero, usar couchsurfing: ¿Qué es Couchsurfing?, intentar conocer a gente local y divertirnos mucho. Elegimos Portugal porque es el país más próximo a Galicia y en Semana Santa los precios de los vuelos son desorbitados. Pagar 200 euros por viajar a Alemania desde España, no nos cabía en la cabeza. Nuestra primera parada fue Braga, Mara nunca había estado y yo visité la ciudad cuando era una niña y todavía funcionaba Bragalandia (un parque de atracciones).

20160321_170349.jpg
Braga

Fuimos hasta Vigo, donde mis abuelos tienen un piso, e hicimos una parada técnica. Dormimos ahí y a la mañana siguiente nos fuimos en autobús hasta Braga, creo recordar que pagamos once euros. Tuvimos que ir caminando hasta la estación, por culpa de las procesiones de Semana Santa cortaron algunas calles y no podía pasar el autobús urbano. Tardamos dos horas en llegar a Braga. Continue reading “Braga; la primera vez que Mara usó couchsurfing”

Día 36: Foz do Iguaçu. Camino a Paraguay.

Mi último destino de Brasil era Foz do Iguaçu, compré mi boleto de autobús y me hice a la idea de que serían 23 horas en la carretera. Sobreviví, pero fue duro soportar el aire acondicionado al máximo y no tener nada para taparme. Por suerte mi compañera de asiento compartió un fular que tenía, adoro la gente de este país.

Me fue a buscar a la terminal un hombre de unos 35 años con el que había contactado por Couchsurfing y me alojó dos días en su casa. Siempre tenía en su casa a gente de otros países, le gustaba mucho conversar y compartir con los demás. Me dio directamente las llaves. Su familia tenía un restaurante y me invitó a comer allí. Me dio todas las indicaciones necesarias para llegar hasta las cataratas y la reserva de aves, también cómo podía pasar al lado argentino pero no tenía tanto dinero para pagar las dos entradas. Se fue a trabajar y yo visité uno de los lugares con los que siempre había soñado: las Cataratas de Iguazú. Continue reading “Día 36: Foz do Iguaçu. Camino a Paraguay.”

Día 33: Río de Janeiro

Río de Janeiro, a veces tenemos altas expectativas en una ciudad o un país entonces construimos una idea. No siempre acertamos. Lo cierto es que mi visita a Río no fue lo que esperaba, creo que no fui en el momento adecuado porque hacía mal tiempo y no acerté con el hostel donde dormí. Quizás hubiese sido mejor haber hablado con algún couchsurfing, a lo mejor en el futuro puedo volver. Ojalá.

Bueno, pues me quedé en el hostel más barato que encontré en hostelworld. Un auténtico asco, el peor sitio en el que he dormido. No pido lujos, jamás lo he hecho, pero nunca había estado en un lugar que me diese arcadas. La cocina producía ganas de vomitar, había bichos y olía mal. Dormí con una ´´loca´´americana cuya risa me inquietaba, un australiano quemado por el sol y que estuvo en un montón de países, unas argentinas jóvenes que estudiaban Medicina en Buenos Aires… en total ocho personas durmiendo en dos metros cuadrados. Sí, las camas tenían cuatro pisos y no había aire acondicionado. Por las noche no podía dormir, era como si estuviese en la ducha, jamás había sudado tanto. Llegué a marearme por el olor y el calor, muy desagradable. Continue reading “Día 33: Río de Janeiro”

Día 31: Sao Paulo

De Florianópolis a Sao Paulo fueron doce horas, viajé por la noche y dormí perfectamente debido al cansancio que tenía. Llegué por la mañana y tomé el metro para llegar al hostel donde había reservado una cama. Una mujer joven me dejó su asiento para que dejase en el suelo mi mochila, se lo agradecí. Frente a mí había un gran cartel anunciando que pasadas las doce de la noche los vagones se dividen por sexos: unos para hombres y otros para mujeres. El objetivo era intentar reducir el número de violaciones que se producían en esa gran ciudad y que ante esta situación se denuncie a las autoridades. Es chistoso la forma de tratar estos temas, se enseña a las mujeres cómo protegerse y que no sean víctimas en lugar de que los hombres aprendan a comportarse como tal y no sean animales. Es un enfoque que me parece digno de ser analizado, por supuesto me sale la vena sociológica, pero desde luego no es la forma de hacer políticas de género. La solución no es un vagón rosa y separar a la gente como ganado, esa medida no implanta seguridad e igualdad, solo una parodia.  Continue reading “Día 31: Sao Paulo”