Día 5: Noja – Santander (35 km)

Cuando despertamos en Noja (Cantabria) y abrimos la ventana, vimos que estaba lloviendo muchísimo. Descartamos por completo llegar andando a Santander, donde nos esperaba un host de couchsurfing que tenía nuestra misma edad. Recogimos nuestras cosas, desayunamos las provisiones que teníamos, pusimos los chubasqueros y empezamos a caminar hacia el centro del pueblo para mirar dónde estaba la parada del autobús.

17015735_10208679603056529_547711363315167961_o
Modo peregrinas…

Sigue leyendo “Día 5: Noja – Santander (35 km)”

Día 4: Santoña – Noja (14 km)

La ruta por Catabria continuaba. Los pies ya dolían de todos los kilómetros hechos los días anteriores, pero por suerte el buen tiempo nos acompañaba. Salimos de Santoña siguiendo un carril bici, por el que paseaban personas de diferentes edades y gente que quería hacer deporte lejos de la sala de un gimnasio.

DSC_4892
Camino a Noja, Cantabria

Sigue leyendo “Día 4: Santoña – Noja (14 km)”

Día 3: Castro Urdiales – Laredo – Santoña (30 km)

Desayunamos en Castro Urdiales con el chico madrileño que conocimos el día anterior. Continuaron las anécdotas y las risas, no todos los días se conoce a un loco que hace el Camino de Santiago desde Países Bajos con una bicicleta del Decathlon, después de escuchar algunas de sus historias lo cierto es que me dio ganas de hacer lo mismo. Quizás pronto me anime, no lo descarto.

DSC_4867
Laredo

Sigue leyendo “Día 3: Castro Urdiales – Laredo – Santoña (30 km)”

Día 2: Portugalete – Castro Urdiales (35 km)

Dormimos en un hostel en Portugalete, pagamos 12 euros. El dueño era muy simpático y siempre estaba gastando bromas. Tuvimos todo el albergue para nosotras, a nadie se le ocurría hacer el Camino de Santiago en el mes de febrero. En el pueblo había ambiente de Carnaval, niños y adultos iban disfrazados pero Mara y yo no teníamos mucha gana de fiesta. Estábamos muy cansadas de la primera jornada del camino. Por la mañana, cuando estábamos desayunando, nos dimos cuenta de que no estábamos solas y en la otra habitación estaban unos madrileños. Ni idea de cuándo llegaron.

DSC_4820
Portugalete

Sigue leyendo “Día 2: Portugalete – Castro Urdiales (35 km)”

Día 1: Bilbao – Portugalete (20 km)

La idea de irnos a Euskadi fue completamente improvisada. Queríamos viajar después de los exámenes, pasar unos días fuera de Santiago y olvidarnos de los libros. Miramos varias páginas web: Ryanair, Renfe, Blablacar… hasta que al final compramos unos billetes de autobús, con la compañía Alsa, y nos fuimos a Bilbao por doce euros. Yo ya conocía Euskadi, hacía ya cuatro años, pero me quedaron ganas de volver. Si quieres echarle un ojo a dicho viaje (Irún – Bilbao): Camino del Norte.

Nuestro presupuesto, como siempre, era reducido. Buscamos en couchsurfing a alguien que nos alojase, era una forma también de conocer mejor las ciudades de Bilbao y Santander. Sin embargo, no tuvimos suerte. Eran los días festivos de Carnavales y todo el mundo tenía planes, además éramos dos personas y entiendo perfectamente que es más complicado. Necesitábamos un plan B, no podíamos pagar cinco días de hostels convencionales y más cuando no aparecían opciones económicas en la web. Todo lo que vimos, no bajaba de los 20 euros la noche. Imposible.

IMG_20170225_101918
Bilbao

Sigue leyendo “Día 1: Bilbao – Portugalete (20 km)”

Día 5: Deba – Bilbao (70 km)

Como he explicado, decidimos ir en tren hasta Bilbao por culpa de mi tobillo. Todo Euskadi está bien conectado, hay trenes con frecuencia y ofrecen un gran servicio. Después de cuatro años, no recuerdo cuánto pagué y seguramente habrá subido el precio, pero seguro que no tuve que vender el riñón para llegar a Bilbao. Nos levantamos temprano y salimos del albergue de Zumaia, andando, y allí cogimos el tren hasta Bilbao.

DSCN2174.JPG
Bilbao, julio del 2013

Sigue leyendo “Día 5: Deba – Bilbao (70 km)”

Queremos ser libres cuando volvemos a casa, no valientes

A los 18 años, cuando era una recién llegada a Madrid y vivía en el Paseo de Extremadura, aprendí que una mujer que camina sola por la calle es valiente. No somos libres, todavía. Existen muchos tipos de abuso, no solo la violación, aunque es lo primero que nos viene a la mente cuando leemos esa palabra. Cometemos ese error, incluso yo lo hago. Ayer una conocida estaba buscando testimonios de mujeres valientes que vuelven a casa por la noche: 32 mujeres contando su historia.

Narré mi historia y junto a mi nombre escribieron: ´´Laura O. Sánchez, quien ha decidido contar su abuso en tercera persona.´´ Me avergüenza admitirlo, pero sí, me dio un escalofrío y al momento quise matizar mis palabras. Tengo que ser sincera, conmigo misma y con el resto. Fueron cinco minutos de nervios,  irracionales ya que a pesar de tener estudios de género, me equivoqué y pensé: ´´madre mía… Laura, tú tienes claro que un abuso no es solo una violación, pero la gente va a pensar que fuiste violada y no que hay más tipos de agresión. Tienes que cambiar tus palabras para que quede explícito´´Sigue leyendo “Queremos ser libres cuando volvemos a casa, no valientes”