¿Qué ver en Vitoria-Gasteiz ? 7 lugares con mujeres históricas

Gasteiz pasó de ser una aldea a la ciudad medieval de Vitoria gracias a Sancho VI de Navarra y aquí traigo un recorrido por sus calles más importantes, aunque esta vez hablemos de las mujeres que marcaron la historia de este lugar. Escuelas, palacios, locales de tertulias… suena bien, ¿verdad?

Tour por Victoria-Gasteiz hablando de mujeres

1. Palacio de Montehermoso

Al acceder a la antigua ciudad fortificada de Victoria-Gasteiz por la Calle San María, se llega al un palacio renacentista de valor incalculable y en su historia destacan dos mujeres. Hablamos del Palacio de Aguirre, hoy Centro Cultural Montehermoso.

Como la mayoría de las historias de los aristócratas, todo empezó con una señalada boda. Hortuño Ibáñez de Aguirre y María de Esquivel Arratiatia contrajeron matrimonio y mandaron construir el Palacio de Aguirre en 1520.

En su casa señorial recibieron importantes visitantes de toda España durante los siglos XVI y XVIII. Entre las ilustres moradoras del palacio se encuentra María Antonia de Salcedo y Chávarri, quien sería la Marquesa de Montehermoso I, que se casó con el propietario del palacio, José Francisco de Aguirre, en el año 1862.

Palacio de Montehermoso de Vitoria-Gasteiz

La Marquesa de Montehermoso I nació en Pamplona, pero la aristócrata prefería residir en el Palacio de Aguirre y cuando solo tenía 26 años, quedó viuda. Sin embargo, su suerte cambió con la visita del rey Felipe V en 1701.

Después de un viaje a Vitoria-Gasteiz y pasar unos días hospedado en el Palacio de Aguirre, Felipe V nombró Aya de su primogénito (el futuro Luis I) a la María de Salcedo y Chávarri.

Sus tareas eran las siguientes:

  • Preparación moral del infante.
  • Clases de educación primaria y crianza.
  • Cultura general, protocolo y calidad humana.

Como recompensa por su enorme labor, Felipe V le entregó a María de Salcedo y Chávarri el título de Marquesa de Montehemoso en el año 1708. Desde ese momento y hasta su fallecimiento en 1737, vivió en Madrid muy cerca de la familia real. Luis I siempre estuvo muy vinculado a esta mujer e incluso se refería a ella como una madre.

Vitoria-Gasteiz y la Guerra de Sucesión (1701-1714)

La reina María Luisa de Saboya buscó refugio en Vitoria en 1710, durante la Guerra de Sucesión (1701-1714). Quería proteger a su hijo Luis I y la Marquesa de Montehermoso I le ayudó aposentándose en el Palacio de Aguirre.

María Antonia de Salcedo y Chávarri no solo fue la institutriz del rey Luis I, también se ocupó de inculcar valores al que sería Carlos III.

Marquesa de Montehermoso VI

En el siglo XIX, había otra inquilina en el Palacio de Aguirre: María del Pilar de Acedo y Sarria, la Marquesa de Montehermoso VI. Se casó con el Marqués de Montehermoso con 17 años, pero ella ya tenía títulos arstocráticos.

El matrimonio tenía ideas liberales y la Marquesa de Montehermoso VI destacó por su cultura. Hablaba francés e italiano además de tener afición por la guitarra y la pintura. Había rumores de que tales talentos llamaron la atención de José Bonaparte y terminó siendo su segunda amante tras una estancia en el Palacio de Montehermoso en septiembre de 1808.


2. Escuela Normal de Maestras

Siguiendo por la Calle Fray Zacarías Martínez y frente al jardín de Montehermoso está la sede de la Escuela Normal de Maestros del año 1864, aunque hay documentos que indican que podría ser más antigua.

Unos años más tarde, en 1856, nació la Escuela Normal de Maestras de Vitoria. En la segunda mitad del siglo XIX, las mujeres vascas abandonaron el ámbito familiar y empezaron a llenar las aulas. Junto a este centro de formación de profesoras, se construyó una escuela para niñas.

La primera directora fue Claudia Ayerra y, entre sus funciones, se encargaba de impartir la asignatura de “Pedagogía y Economía doméstica”. Y no fue la única mujer que destacó en el mundo de la educación, la pedagoga María de Maeztu Whitney (1881-1948) nació en Vitoria y dedicó su vida a las escuelas.

¿Quién fue María de Maeztu? Puedes activar los subtítulos en español si no hablas euskera.

Con 14 años inició sus estudios en la Escuela Normal de Maestras de Vitoria y se graduó con una nota final de sobresaliente. Gracias a sus ideas progresistas y la confianza que tenía en la educación para cambiar la vida de las personas, fue nombrada directora de la escuela.

Estudió el bachillerato en el Instituto de Vitoria y fue la única mujer matriculada por libre. Finalmente, consiguió un premio extraordinario en la Sección de Letras. Más tarde se atrevió con la Filosofía y siguió destacando con su expediente.

En la serie de TVE, La Otra Mirada, llevaron al aula a una María de Maeztu que defendió el acceso a la educación de las mujeres.

En la década de 1920 tuvo que representar a España en varios congresos internacionales de mujeres universitarias en diferentes ciudades europeas. Además de creer en la educación, pensaba que las mujeres debían ocupar las aulas y en 1927 inauguraron el Lyceum Club de Madrid gracias a su iniciativa. Ese mismo año, por petición del dictador Primo de Rivera, se convirtió en una de las tres mujeres que formaron parte de la Asamblea Nacional.

Ernestina de Champourcin, poetisa nacida en Vitoria, formó parte de la Generación del 27 y estuvo presente en la inauguración del Lyceum Club de Madrid dirigido por María de Maeztu. Tuvo que exiliarse junto a su marido, Juan José Domenchina en México. Volvió a Vitoria en 1972 y recibió el Premio Euskadi de Literatura en el año 1989.

Terminó sus días al otro lado del charco, en Argentina fue nombrada Agregada Cultural de la Embajada de España y dio clases en la Facultad de Filosofía y Letras de Buenos Aires.


3. Palacio Escoriaza-Esquibel

El matrimonio formado por Victoria de Anda y Esquivel y Fernán López de Escoriaza mandaron construir el Palacio Escoriaza-Esquibel en el siglo XVI. El doctor Fernán era humanista y atendió a Enrique VIII de Inglaterra y el emperador Carlos V.

Palacio Escoriaza-Esquibel de Vitoria.

En la fachada del palacio se pueden ver los retratos del matrimonio. Según las ideas humanistas, la mujer debe estar representada a la misma altura que el marido.

Muy cerca encontramos la Iglesia de San María se construye en 1862 y actualmente está en proceso de restauración.

¿Qué ver en Vitoria-Gasteiz?

Victoria de Anda tuvo la fortuna de realizar viajes al extranjero acompañando a su marido. En 1524, recibió en el Palacio de Aguirre a los embajadores de Enrique VIII durante su visita al Emperador Carlos V. Dos siglos después, en 1774, el edificio se convirtió en la Escuela Gratuita de Dibujo de Vitoria.


4. Calle de las Escuelas

Como el propio nombre indica, en esta calle están las Escuelas de Primeras Letras de Vitoria que empezaron a funcionar en el siglo XVIII. Su misión era enseñar las nociones básicas de lectura y escritura a niñas y futuras maestras.

En 1724, solo había una alumna matriculada: Francisca de Carmona. Y llegaron a tres en 1747, que tenían que asistir a clase y luego continuar con sus labores de costura. A principios del siglo XIX ya sumaban 19 niñas.


5. Academia de Bellas Artes de Vitoria

Escuela de Bellas Artes de Vitoria-Gasteiz.

La Academia de Bellas Artes de Vitoria se mandó construir en el año 1830. Normalmente, los alumnos eran los artesanos de la mujer y hubo que esperar una década hasta que se permitió el acceso a las mujeres. No obstante, los maestros seguían siendo hombres.

Pero hubo una excepción entre el claustro de profesores, Daría Imbert. Hija del escultor Carlos Imbert, ocupó su plaza como maestro de dibujo en 1866 mientras él se encontraba en baja por enfermedad.


6. Calles Cuchellería y Correría

En esta zona de Vitoria era común que viviesen las familias aristocráticas. Por ejemplo, Trinidad Porcel (miembro de la Real Sociedad Badcongada de los Amigos del País, S. XVIII). Su casa era el centro de las reuniones de los pensadores de la época y su esposa, Rafaela de Valdivia y Bravo pudo asistir a estas charlas y recitales.

María de Sarmiento, biznieta del rey Alfonso XI, sobresale en la Vitoria medieval por sus conocimientos literarios y los poemas que escribía de su puño y letra.

Mujeres importantes en la historia de Vitoria-Gasteiz

A Rafaela le entusiasmaba la Astronomía y tenía un pequeño observatorio en la vivienda. Y es que en el S. XIX hubo muchos cambios en Vitoria-Gasteiz, empezando por la facilidad para imprimir libros y llevar a casa tus obras favoritas.

Martina de Gorostiza y Acebo quedó viuda en 1830 y se encargó de la imprenta de su marido bajo el nombre de “Viuda de Manteli e hijos”. Una mujer que dirigía uno de los negocios más importantes de la comarca y que supo hacerse un hueco en un mundo masculino.

Y no fue la única mujer propietaria de su propia empresa. Teresa de Furunderrena regentaba su propio local de bebidas en el siglo XVIII, situado en la Calle Nueva Dentro. Ahí se celebraban reuniones periódicas en el que se reunían mujeres artesanas.

Siguiendo por la Calle Correría, Josepha de Landaburu administraba la Casa de Conversación del siglo XVIII. Ofrecía bebidas, en las mesas se jugaban naipes y se animaba a la lectora de periódicos. Lugares de encuentro e intercambio cultural donde se discutía la actualidad de la capital.


7. Palacio de los Marqueses de Legarda

A finales del siglo XVIII y principios del XIX, María Antonia de Esquivel y Navarrete vivía en el Palacio de los Marqueses de Legarda. Fue una aristócrata liberal exaltada que fue encarcelada en 1814, después de la Guerra de la Independencia.

Acusada de colaborar con los franceses en la ocupación y participar en sus tertulias, no salió de la cárcel hasta 1830 y viuda. Continuó celebrando reuniones en su casa donde la burguesía liberal de la ciudad hablaba abiertamente sobre sus ideales.


Tour por Vitoria-Gasteiz en PDF


Este verano puedes hacer este tour por Vitoria-Gasteiz y conocer más sobre la historia de las mujeres vascas. Algunos de estos nombres no son conocidos, pero sus pequeñas acciones han hecho posible que las cosas cambien un poco para las nuevas generaciones. Palacios, reuniones secretas, aulas con voces femeninas… ¿necesitas más motivos para viajar a Euskadi?

Autor: Laura O. Sánchez

(Comarca do Deza, 1994) Socióloga, feminista e inmigrante en Rumanía que aporrea el teclado de Sen Enderezo desde junio del 2014. Nací una tarde de julio soñando con viajar sola por el mundo. La escritura vino más tarde, en 2º de la ESO, cuando Pilar me dejó mi primer libro feminista y creé mi cuarto propio. Ahí empecé a darle a las teclas. Soy una mujer simple: me gusta el café negro sin azúcar, hablar con retranca gallega a 3.600 km y viajar con una perra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .