¿Todavía hay minería en Asturias?

Asturias vivió de la minería durante décadas. El norte de España abría brechas para extraer el mineral, dando trabajo a muchos hombres y mujeres que se ganaban el sueldo dentro y fuera de la mina. Hasta que en 2018 se echó el cierre.

Empecemos con el viaje en el tiempo…

Las minas de Asturias y la industrialización

¿Cuándo se empieza a ver el valor del carbón? Es en el siglo XVIII cuando se hace famoso, aunque se usaba en las casas de la Edad Media, al producirse un incendio para el que parece no haber explicación. Ahí se inician estudios que llevarán a la explotación masiva del mineral en el siglo XIX.

Mapa de las Cuencas Mineras de Asturias.

Gobierno y empresarios van de la mano, la mina puede traer prosperidad a muchas zonas de España o riqueza para algunos bolsillos. En 1848, se inaugura el alto horno que más tarde se conoce como la Fábrica de La Felguera (protagonista unos párrafos más abajo).

Mineros de Hunosa a mediados del siglo XX.

Se abren fábricas, llega el ferrocarril, españoles de muchas zonas se desplazan hasta Asturias… y llega la Primera Guerra Mundial (1914-1918).


Asturias entreguerras

De Asturias nos vamos a Galicia. A una de esas casas viejas que guardan secretos. Me pasé gran parte de mi infancia en la casa de mi abuela, habitaciones llenas de historias que a nadie parecían importarle. Siempre sentí curiosidad por mis orígenes, conocer quién habían sido mis bisabuelos e intentar reconstruir parte de sus vidas.

En un viejo escritorio de mi bisabuelo aparecieron unas hojas amarillas que me llevaron a las minas de Asturias. Un diario y correspondencia de un tal Manuel.

Manuel, un minero asturiano a la gallega

Es el turno de hablar de uno de esos gallegos que se metió en una mina asturiana. ¿Quién fue Manuel y por qué terminó trabajando en Asturias?

Manuel Carbón en la década de 1950 en Buenos Aires, Argentina. Llegó a este mundo el 5 de diciembre de 1905. Once meses más viejo que mi bisabuelo Indalecio. Hijo de Dolores y Manuel. Gente de campo. En la escuela solo aprendió a leer, escribir y las cuentas básicas para comprar en el ultramarinos. Disfrutaba con los libros y siempre tenía lápiz y papel. Gracias a la afición por la escritura, hoy escribo yo sobre su interesante vida.

¿Cuándo empezó a trabajar en la mina?

Manuel Carbón fue uno de los hermanos de mi bisabuelo. Otro gallego que emigró a Asturias para trabajar en las minas. Algunos parece que ya tienen marcado su destino desde nacimiento, fíjate en el apellido, haciendo honor al material que empezó a explotar a los veinte.

Mineros asturianos en acción

Antes del servicio militar obligatorio, menor de 18 años, se fue con un hermano a Asturias para explotar carbón. Experiencia que le serviría para conocer a su futura cuñada, una vasca de ojos azules y pelo castaño que se casó con un gallego.

Igual que los trabajadores de la mina de wolframio de Fontao, no tenían ni idea del valor que tenía cada trozo de mineral que sacaban al exterior.

Los mineros hablaban bable

No dejaron de hablar gallego, todos se entendían con el bable. En el trabajo no tenían medidas de seguridad, gritaban para avisar a los compañeros si había desprendimientos. Pasaban horas sin ver la luz, agachados en una posición que les destrozaba la espalda, pegados al compañero para no desorientarse en la mina.

En su diario olvidó escribir la ubicación. Consultando en internet, puedo imaginar que trabajó en la zona de Cuencas Mineras. Probablemente la Fábrica de Mieres, activa desde 1844. Sus compañeros podían ser de pueblos en la frontera con Galicia o de cualquier parte.

¿Cuánto tiempo fue minero?

La dictadura de Primo de Rivera protegió la explotación de las minas, mientras algunos mineros reclamaban subidas de salarios y derechos básicos. Manuel era ajeno al momento histórico en el que vivía, los locos años 20.

En la serie de rtve La Señora se muestra cómo era la vida en la década de 1920 y qué condiciones de trabajo tenían los mineros. Sí, adelanto que se trata de un dramón y a veces una realidad descafeinada.

No sé cuánto tiempo estuvo trabajando como minero. Solo que dejó de hacerlo cuando recibió una carta del ejército. Tenía que hacer el servicio militar en Marruecos. Un joven sin referencias en uno de los mayores desastres de la historia de España: la Guerra del Rif.

Tres años rodeado de terror. Sobrevivió sin saber cómo. En sus notas no habla de depresión, pero sí de la enorme tristeza de estar lejos de los suyos y la enfermedad que provoca la guerra. Nunca olvidó aquello.

Y vuelta a emigrar…

Volvió a Galcia cuando terminó la mili. No tenía fuerzas para trabajar y pasó tiempo hasta que despertó de la pesadilla. Tendría 23 o 24 años cuando decidió emigrar. Escuchó las historias de América y las grandes oportunidades del nuevo mundo. A finales de la década de 1920, subió a un barco rumbo a Buenos Aires. Acabó sus días en Argentina, el país que sintió como propio y que le dio un trabajo como cocinero entre otros oficios. Con razón Argentina es nuestra quinta provincia.

La silicosis es una de las peores enfermedades que afecta a los mineros.

Nunca dejó de escribir y publicar artículos en diferentes medios. La última página de su diario data de 1973 y afirmaba que era más feliz a sus 68 años que a los veinte. Soltero, sindicalista y residente en Chacabuco. Nunca solicitó la nacionalidad argentina, estaba agradecido a su país de acogida pero no quiso olvidar que era gallego y que en su juventud explotó el carbón de Asturias. No sé cómo llegó su diario al escritorio de mi bisabuelo, simplemente estaba.


Mineros asturianos a la huelga

Asturias sin lucha minera, no se entiende. Los mineros siempre se mostraron como un grupo unido, leales y compañeros que se salvan la vida en más de una ocasión. Hay dos fechas en la memoria de todos: 1934 y 1962.

La Comuna Asturiana de 1934

Durante la II República Española (1931-1936/39), nació la Comuna Asturiana. Los mineros se unieron a los anarquistas y socialistas a la revolución del 5 de octubre.

¡También había mujeres trabajando en la mina!

La respuesta del gobierno fue la represión de las protestas que se centraron en Mieres. Pasando por la Fábrica de La Felguera y otros rincones de Asturias. Aquello sembró algo.

Huelga silenciosa de 1962

Llegaron los tres años de tortura de la Guerra Civil de 1936 y cuatro décadas de dictadura. Motivos por los que los mineros volvieron a la lucha.

Ya hubo protestas en la década de 1950 en la Cuenca Minera, pero hubo que esperar hasta 1962 para que sus voces fuesen escuchadas en una huelga silenciosa. Se llamó silenciosa porque nadie quería que se hiciese pública, que otros mineros tomasen ejemplo y frenasen la producción.

La huelga del silencio. La protesta minera de 1962.

Hubo despidos en la mina y los salarios no llegaban para poner comida en la mesa todos los días. Muertes. Había familias que perdían varios miembros. Llevar la cuenta de los compañeros fallecidos en la entrada de la mina se volvió una tradición. Así que hicieron un paro y la cosa, no quedó solo en Asturias.

En realidad, no importaban las ideologías. Parte de los dirigentes de la huelga militaban en la clandestinidad en partidos comunistas, anarquistas e incluso organizaciones cristianas. Algunos escuchaban la Radio Pirenaica y esperan que moviesen ficha los políticos exiliados, pero todo aquello no llevaba el estómago. Los verdaderos compañeros eran los que veían a menudo dentro de la mina.

Un economato de las Cuencas en la década de los 60.

No todos se unieron a la huelga, por los motivos que fuese, algunos mineros siguieron trabajando y el personal de oficina estaba a gusto en su puesto. Sin embargo, todos se beneficiaron de las mejoras.


Mujeres en las minas

Parece que se olvidó todas las mujeres que trabajaron tanto dentro como fuera de la mina. Mineras y a veces desplazadas a simple carboneras, pero sin el lavado del material, no hay nada que vender ¿no te parece? Además de ocuparse de la casa, los ancianos e hijos.

En las huelgas de 1934 y 1962 se unieron a sus compañeros hombres. Querían tener las mismas condiciones de trabajo e incluso decir que eran minerOs (en masculino), les parecía un acto de rebeldía. Durante la dictadura, muchas militaron en la clandestinidad y algunas lo pagaron con penas de cárcel, represión o el exilio.

María Teresa Mallada nos cuenta en Mujeres mineras de Hunosa, la parte olvidada de la historia de las minas asturianas.

Siempre hubo mujeres en la mina, de todas las edades y estados civiles, y en 2008 se seguía denunciando que algunas mujeres podían bajar a la mina. Por ejemplo la mina de Hunosa, por orden judicial, permitió que algunas mujeres trabajasen dentro a partir de 1992. Sin embargo, no todas fueron bienvenidas. Pesa la tradición y el machismo.


El cierre de las minas de Asturias

Las minas asturianas dejaron de extraer material el 31 de diciembre del 2018. Una ley tramitada en Bruselas obligó a cerrar este sector. Los que huyeron de la silicosis solicitaron la prejubilación, pero no todos cumplían los años cotizados. Para algunos fue la ‘muerte dulce’, mineros en el paro en una región que vivía de la mina.

Los últimos mineros, un programa de Radio Gaga.

Se termina así con una etapa que ha marcado la historia de Asturias y el norte de España. Los mineros de Asturias parece que ya forman parte del pesado, pero de nosotros depende refrescarnos la memoria. Manuel y otros muchos trabajaron duro, con condiciones laborales miserables y sin garantías de volver a ver la luz del día.

Marcha negra de los mineros en Madrid, 2012.

Como no podría ser de otro modo, también reivindico desde aquí a las mujeres mineras, carbonera y con otros oficios. ¡No sois invisibles!


El blog de Acebedo y la historia de la minería

Cuando buscaba información para este artículo, encontré una auténtica mina (nunca mejor dicho). El blog de Acebedo recoge las historias oficiales y cotidianas de los mineros de Asturias.

Siglos de acontecimientos resumidos en unos posts semanales. Gracias por el estupendo trabajo.


Artículos relacionados

Autor: Laura O. Sánchez

(Comarca do Deza, 1994) Socióloga, feminista e inmigrante en Rumanía que aporrea el teclado de Sen Enderezo desde junio del 2014. Nací una tarde de julio soñando con viajar sola por el mundo. La escritura vino más tarde, en 2º de la ESO, cuando Pilar me dejó mi primer libro feminista y creé mi cuarto propio. Ahí empecé a darle a las teclas. Soy una mujer simple: me gusta el café negro sin azúcar, hablar con retranca gallega a 3.600 km y viajar con una perra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .